Isabel Rivero

Por medios digitales está circulando una página que tiene por fin recoger manifestaciones de voluntad en agradecimiento al secretario de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, por “todo lo que ha hecho por Venezuela”. En el sitio web, expresan estar en desacuerdo con él por criticar la participación de la coalición opositora en las regionales del pasado 15/10.

No formo parte de la lista de quienes tienen algo que agradecer al señor Almagro, y menos a Pepe Mujica, quien lo propuso para ese cargo. Al contrario, estoy en desacuerdo con la posición que ha adoptado en contra del Gobierno venezolano, al calificar desde la OEA sus acciones dictatoriales, desestimando que desde el año 1999 hasta la fecha se han realizado 22 elecciones, y que en la actual Constitución esté plasmada la democracia participativa y protagónica como el sistema adoptado para empoderar al pueblo organizado.

Asimismo, le critico su parcialidad con la oposición venezolana materializada en el intento de activar la Carta Democrática contra Venezuela, sin que ello aplique en el ordenamiento jurídico de la misma, como parte del cerco internacional a nuestro país, por ofrecer una alternativa al neoliberalismo: modelo que privilegia las trasnacionales en desmedro del ciudadano común.

Le crítico, además, su petitorio a Donald Trump de más sanciones económicas para castigar a la población venezolana. Y si hay algo que le agradecería es el respeto a la soberanía y autodeterminación de nuestro territorio.

Finalmente, le pregunto: ¿Si no le preocupa más que Venezuela el asesinato de activistas de derechos humanos en Colombia (62 en lo que va de año); de periodistas (11 en 2017) y de estudiantes normalistas (43 en la tragedia de Ayotzinapa); y la desaparición forzada de Santiago Maldonado, luchador de los DDHH de los mapuches y la persecución, también acoso, por razones políticas, a Milagro Sala en Argentina?

@isabelrivero70