El venezolano no pudo traer el título mundial de peso gallo

CIUDAD MCY.-El británico Jamie McDonnell retuvo el título mundial peso gallo (54 kilogramos), reconocido por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), ante el venezolano Liborio Solís, luego de que un cabezazo accidental al comienzo del tercer round impidió que la pelea continuara, llevando a los jueces a dictaminar el fallo como “sin decisión”, por lo que el campeón retiene la corona en disputa.

La refriega, fijada a doce asaltos, en el ring instalado en el Principado de Mónaco, comenzó con un Liborio agresivo que se anexó el primer capítulo. Ya para el siguiente episodio, el maracayero, de menor estatura que McDonnell, continuó su incesante ataque, especialmente con golpes al cuerpo ante un campeón que lucía confundido.

Al inicio del tercero, en una acción en corto cuando Liborio subía su cabeza, el campeón bajaba también su testa y se produjo el encontronazo no intencional. El referí para el combate, Luis Pabón, llamó el médico, quien revisó la herida de McDonnell en su arco superciliar izquierdo y permitió que la refriega continuara.

Solís arreció su ofensiva en la zona alta del campeón, a quien se le abrió más el corte, de nuevo la confrontación fue detenida y esta vez el doctor decidió que no podía continuar en el cuadrilátero el británico.

Pabón comunicó el dictamen del galeno de la esquina. Así, la decisión tomada en el combate la ratificó Jasper D. Jensen (Dinamarca), supervisor de la AMB, quien argumentó que como la confrontación no había pasado del tercer round, la misma quedaba sin ganador, sin decisión.

Los cierto es que el anglosajón McDonnell retuvo la faja; situación que fue catalogada por Liborio como injusta, porque estaba convencido de que a la postre iba a ganar. Una tercera pelea entre ellos luce en el tapete.

Información CORREO DEL ORINOCO