Alrededor de dos hectáreas de rubros son cosechadas en el municipio | FOTO ARCHIVO

>Jóvenes emprendedores se inician en el cultivo de diferentes rubros con financiamiento de la banca pública.

CIUDAD MCY.- En el municipio Libertador, jóvenes emprendedores llevan a cabo un proyecto socioproductivo que abarca actividades de agricultura urbana y periurbana con el propósito de disponer una producción local que combata la guerra económica, bajo el auspicio de la Misión Robert Serra.

Gabriel Dorte, es uno de los jóvenes que se involucraron en la iniciativa. Desde marzo se inició en este programa nacional como brigadista con la visión de desarrollar ideas productivas que tengan sentido de pertenencia dentro de la jurisdicción y, desde julio, con financiamiento del Banco Bicentenario, se encuentra cristalizando su objetivo junto a un grupo de palonegrenses.

Rubros como el ají y la yuca, fueron los priorizados, comentó Dorte, quien explicó que en medio de la preparación de al menos dos hectáreas de terreno en Palo Negro, ya han sembrado gran parte de semillas del primer rubro mencionado, mientras que la yuca se encuentra en proceso de cultivo.

Destacó que esta experiencia comenzó de forma empírica, teniendo como maestro principal el pueblo de la jurisdicción; sin embargo, han contado con el apoyo de diferentes instancias como la Fundación de Capacitación e Innovación para el Desarrollo Rural (Ciara) y la cartera ministerial de agricultura urbana, quienes han contribuido a la adquisición de semillas, herramientas e insumos.

Considera que la agricultura es “la base fundamental para desarrollar actividades industriales y económicas, creer en la producción nacional y así mejorar una estructura de costos y combatir la guerra económica”.

DE LA MANO DEL PRODUCTOR AL CONSUMIDOR

Bajo el lema “somos esa parte de la juventud que entiende que la solución es producir”, destacó que desde muy temprano inician sus actividades agrícolas repartiéndose las responsabilidades las cuales en la actualidad repercuten en mayor proporción en el sistema manual de riego de la siembra.

De igual forma, detalló que sin perder el propósito de la actividad productiva, arrimaran todo los rubros cosechados a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), distribuidos en Libertador, así como también establecer un vinculo con demás compañeros dedicados a la cultura campesina hasta conformar una red en la jurisdicción que apueste a la seguridad y soberanía alimentaria de la nación.

“Esta actividad en lo particular nos permite lograr nuestro sueño de ayudar y aportar al país, en el área productiva para desarrollar pequeñas medianas y grandes empresas que ataquen los grandes monopolios en el país”, apuntó.

DAYANA GUZMÁN