CIUDAD MCY.- Familiares de personas desaparecidas localizaron en pleno desierto del estado de Coahuila lo que describieron como un centro de exterminio utilizado por el crimen organizado, donde fueron encontrados miles de restos óseos, se conoció este lunes.

El lugar al parecer era utilizado por el grupo de los Zetas para torturar y desaparecer a sus víctimas.

El sitio se ubica “en pleno desierto, en medio de la nada”, entre San Antonio el Alto y San Francisco, ejidos de Matamoros, al norte de esta capital. Era un centro de exterminio”, contó la profesora Silvia Elida Ortiz, coordinadora y vocera de Víctimas por sus Derechos en Acción, Grupo Vida.

“Encontramos un tambo, de los que utilizaban para cocinar, como ellos decían”, dijo Ortiz, madre de Stephanie Sánchez, a quien busca desde el 5 de noviembre de 2004, cuando la ausente tenía 16 años.

El tambo es un bote de acero con capacidad para almacenar 200 litros de agua. Los narcotraficantes lo agujeraban para acelerar el proceso de desintegración de los cuerpos de sus víctimas, a las cuales cocinaban con ácido, o las incineraban durante horas con la ayuda de diesel, llantas de desecho y trozos de madera.

Allí fueron hallados “un aproximado de 3 mil fragmentos óseos, 25 radicales, que son piezas dentales; casquillos, hebillas, restos de ropa, pero no suficiente para identificar; zapatos y botas de hombre y mujer”, apuntó

Información PL