Padre Jesús Díaz

Nací en Maracay y viví en Santa Cruz, ahora vivo en Maracay y nací en Santa Cruz. Así puedo resumir lo que es mi vida, marcada por un profundo amor a mi pueblo santacrucense, el cual me vio dar mis primeros pasos, crecer y en el cual recibí mi ordenación sacerdotal, ahora presto mi humilde servicio en Maracay, la Ciudad Jardín de la cual me siento muy orgulloso. Estos dos lugares son muy importantes para mí, y como ciudadano espero para ellos gobernantes buenos, pero sobre todo con amor, así como amo a Santa Cruz y a Maracay.

Pedro Bastidas y Erick Ramírez, dos realidades diferentes las que les ha tocado asumir cada uno, pero un mismo sueño: construir una Maracay Potencia y un Lamas Potencia, bajo un mismo ideal revolucionario. Dos amigos míos, seres humanos llenos de amor de pueblo, pero sobre todo con “humildad y sencillez”, de los cuales tengo que reconocer han trabajado incansablemente, en medio de las limitaciones que como humanos podemos tener, para presentar municipios diferentes y bonitos en los cuales se pueda apreciar un verdadero cambio.

El arte de la política, lo expresaba el pensador Plutarco, se encuentra en no entrar en ésta por un impulso repentino, por no tener otras ocupaciones o por afán de lucro, sino por convicción y como resultado de una reflexión, sin buscar la propia reputación, sino el bien de los demás, de manera que la cuestión no residía tanto en que hubiese o no quien dirigiera los asuntos de Estado, sino en tener un buen gobierno y unos buenos gobernantes. Y eso es lo que queremos, buenos gobernantes y por esa razón “lo bueno tiene que repetir”.

Desde la psicología es importante que nuestro electorado evalúe lo que implica la calidad humana y el esfuerzo que el candidato hace por sí mismo, más allá de lo que es propiamente su actividad político-partidista. Desde la psicología política se recomienda hacer uso de la confianza institucional, que se traduce en “una creencia generalizada u orientación de valor enraizada en la evaluación de competencia técnica y ética”. Si miramos bajo esta lupa a estos dos hermanos nuestros, nos daremos cuenta que mas allá de su respaldo partidista han hecho un gobierno municipal de inclusión.

La semana pasada daba algunos consejos sobre lo que debe ser la labor del alcalde, hoy quisiera dar un consejo para los alcaldes reelectos: Comienza bien, comienza antes. El pueblo te premia tu trabajo reeligiéndote y también te está dando una oportunidad más para enmendar tus errores. Sigue adelante con la humildad y el esfuerzo y por sobre todo voluntad. No se les olvide.