La Fiscalía belga paralizará el proceso judicial en Bélgica contra Puigdemont | FOTO HISPANTV

CIUDAD MCY.- El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, acordó este martes retirar las órdenes europeas de detención y entrega dictadas contra Puigdemont, Antoni Comín, Lluís Puig, Meritxell Serret y Clara Ponsatí –que viajaron juntos a Bélgica para evitar su detención– y pidió que se comunique su decisión a las autoridades belgas para que dejen sin efecto la colaboración requerida en su día y se les solicite la devolución del formulario.

Con su decisión, el magistrado evita que la justicia belga pueda poner condiciones a la hora de entregar a los miembros del Govern cesado, a quienes la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, imputó cinco delitos cuando dictó las citadas órdenes de detención el pasado 3 de noviembre: rebelión, sedición, malversación, prevaricación y desobediencia.

Llarena, consciente de que la Fiscalía belga apoya la extradición de Puigdemont pero no por todos los delitos que pidió la Audiencia Nacional, señaló que, de producirse, la extradición introduciría una “distorsión sustantiva” a las defensas de los consejeros que sí comparecieron ante el Supremo español.

Añadió que la eventual extradición por distintos delitos (por ejemplo, desobediencia y malversación, pero no rebelión) pondría en dificultades la “respuesta homogénea” que motivó que el Supremo se quedara la causa contra el Govern cesado que inició la Audiencia Nacional.

De esta manera, queda paralizado el proceso judicial en Bélgica de Puigdemont, en el que el próximo 14 de diciembre el juez de primera instancia debía pronunciarse sobre la extradición.

Información HISPANTV | AVN