Castillo debutó el pasado lunes con jonrón para guiar a Tigres a la clasificación |  FOTO PRENSA LVBP

CIUDAD MCY.- Todas las sospechas que tenía José Castillo sobre un posible cambio de equipo –por los rumores que se regaron en Twitter el domingo– se convirtieron en hechos al sentarse con un ejecutivo de Tiburones de La Guaira en un hotel de Caracas. El jugador recibió las palabras de agradecimiento que acompañan a una despedida.

En plena conversación, Castillo supo que sus pertenencias iban a ser mudadas del clubhouse derecho del Estadio Universitario al izquierdo, pues su nuevo destino era con Tigres de Aragua, que visitó este lunes a los escualos.

“Me sorprendió”, fue lo primero que soltó el guariqueño al ser interpelado por la transacción que mandó al receptor Luis Villegas y al infielder Miguel Méndez a los salados. “No quiero que crean que quería que me cambiaran porque íbamos de últimos. Son solo cosas de los gerentes y caí allí. Ahora estoy con los Tigres y concentrado en dar el 100% para ayudarlos”, expresó.

Poco tiempo después del aviso, Castillo pisó el terreno de la UCV ataviado con la casaca de los bengalíes. Estaba a pocos metros de los que fueron sus compañeros en la mañana y en la noche serían sus enemigos. Al menos existían muchas caras conocidas en su nuevo grupo; estaba el manager Buddy Bailey, quien ya lo ha dirigido y le tendió la mano para darle la bienvenida.

“Jugaré la segunda base con los Tigres, aunque no lo he hecho mucho este año”, dijo “El Hacha”, como es conocido en la LVBP. “Pero no importa. En donde me necesiten allí estaré. He jugado para Bailey en series del Caribe y es un manager que toma rápido sus decisiones. Mi experiencia con él ha sido buena. No ha tenido problemas conmigo, me dice las cosas y yo las entiendo. Soy alguien que se adapta muy bien a los mánagers”, agregó.

Como el de Bailey, Castillo también reconoció a rostros que lo han acompañado en causas del pasado, como Alberto González, Guillermo Moscoso o Víctor Gárate. Pero eso es algo que se puede considerar normal para alguien que vive su decimoctava campaña y que ha defendido a cuatro de los ocho conjuntos del circuito.

“Me dijeron y que si no venía en un cambio, lo iba a hacer como refuerzo”, señaló entre risas. “No hay que creerles”, añadió.

Información PRENSA LVBP