Carlos Andrade

De lejos, este 2017, que pasó a millón, fue el año más rudo en la historia desde la llegada de la Revolución al poder en 1998. La situación económica, la escasez inducida de alimentos y medicinas, el inhumano bachaqueo que te triplica o más el precio de los productos, el bloqueo económico de EEUU, las guarimbas con sus saldo de muertos, heridos y destrucción promovida por una malnacida dirigencia opositora obsesionada por el poder, la corrupción y el burocratismo han golpeado duro al pueblo venezolano.

Sin embargo, todas estas acciones no han impedido los contundentes triunfos en las tres elecciones realizadas en este año, que demuestra la capacidad de dar respuesta en el campo político por parte del presidente Nicolás Maduro, quien desde que asumió el poder en 2013, la derecha parásita opositora ha venido librando una guerra sin piedad para tumbarlo del poder y dar fin a la Revolución.

Sirva esta, la última columna del año, para solicitar al nuevo Gobierno Bolivariano de Aragua que normalice la distribución de alimentos de los CLAP en la zona norte de Maracay, para que nuestras familias sean beneficiadas con este importante plan, punta de lanza del presidente Nicolás Maduro para combatir la guerra económica.

Es de resaltar que el supermercado más cercano a nuestros domicilios queda a más de 8 kilómetros de distancia, y la mayoría de las familias pasan penurias para poder adquirir alimentos, teniendo incluso, como los vecinos del sector 19 de Mayo, que caminar hasta 2 km para poder agarrar transporte público, de allí la imperiosa necesidad de contar con un CLAP que sea consecuente.

***Este sábado 23 de diciembre se cumplirán tres años de la artera invasión del parque infantil del sector 19 de Mayo, ubicado en la calle Lourdes, acción emprendida por seis familias del sector que perdieron su rumbo e interpusieron sus intereses personales de poder tener vivienda, al interés colectivo, motivado que dicho terreno está destinado a la construcción de un Simoncito para albergar a los niños de las madres trabajadoras de la comunidad, donde incluso ya existía un proyecto aprobado y con recursos del CFG que no sabemos dónde fue a parar.

El llamado es para nuestro gobernador Rodolfo Marco Torres y al alcalde Pedro Bastidas para que busquemos solución a la problemática, donde tenemos incluso acciones que beneficien a toda la comunidad, hasta para los vecinos infractores, por el bien común y para que nuestras futuras generaciones cuenten con un bien social con sentido de pertenencia. Vamos a ponerle corazón a nuestro parque.

***El Diccionario de María Luisa en vez de un vocablo nos trae un dicho para cerrar el año (que se explica por sí solo) y que le cae bien a nuestros vecinos invasores. “Que vaina echa el río cuando crece y la mujer cuando mal tiene”. Feliz Navidad y Feliz Año 2018! Nos volvemos a leer el jueves 18 de enero de 2018.