CIUDAD MCY.- El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, denunció afrontar un “golpe de Estado disfrazado”, al referirse al pedido de destitución en su contra.

“La Constitución y la democracia están bajo ataque. Estamos ante un golpe bajo el disfraz de interpretaciones legales supuestamente legítimas”, advirtió el miércoles Kuczynski.

En declaraciones formuladas a través de un mensaje televisado, el mandatario peruano se defendió ante las acusaciones de que una empresa suya recibió dinero de la constructora brasileña Odebrecht, por las cuales la oposición peruana hizo un pedido de su destitución por lo que llama la “incapacidad moral permanente”.

Mientras tanto, las calles de Lima (capital peruana) fueron escenario de marchas en protesta por la corrupción en Perú.

“Que se vayan todos” y “Una marcha por la democracia”, eran las consignas que se leían en grandes pancartas que llevaban los manifestantes, quienes del mismo modo llevaban cuatro monigotes de color negro, representando a los presidentes peruanos con acusaciones de corrupción.

Información TELESUR