CIUDAD MCY.-El novelista, ensayista y dramaturgo francés Albert Camus, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1957, es recordado a 105 años de su deceso, ocurrido el 4 de enero de 1960, por su estilo vigoroso para reflejar la filosofía del absurdo y la sensación de desencanto.

Considerado por el sitio buscabiografias.com como representante del “Existencialismo ateo”, Albert Camus nació el 7 de noviembre de 1913, en Drean, Argelia. El ensayista fue hijo de Catalina Elena Sintes y Lucien Camus.

Albert Camus se desarrolló como periodista y creó una compañía de teatro que representaba a la clase trabajadora; mientras que en 1939 publicó Bodas, una serie de artículos inspirados en sus viajes y lecturas.

Camus partió de este mundo tras sufrir un accidente automovilístico, lo más curioso de su muerte fue que el día antes le comentó a unos amigos que la muerte más idiota sería a causa de un accidente de auto.

Luego de viajar a París, Francia, en 1940, trabajó como redactor en el diario Paris-Soir. Dos años después publicó su novela titulada El extranjero y el ensayo El mito de Sísifo, donde predomina el existencialismo.

De acuerdo con el portal biografiasyvidas.com, Camus se vio implicado en acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, debido a que fue uno de los fundadores del periódico clandestino Combat.

Entre las primeras obras de teatro que realizó se encuentran El malentendido, Calígula y Cartas a un amigo alemán; mientras que en 1947 publicó La peste, novela donde aborda al hombre europeo de la posguerra, frente a los sentimientos que lo agobian.

El novelista es autor de El hombre en rebeldía y El exilio. Además tradujo al francés La devoción de la cruz, obra de Pedro Calderón (1600-1681) y El caballero de Olmedo, escrito por Lope de Vega (1562-1635).

Luego de su deceso se publicó incompleta la novela que llevó por título El primer hombre. En tanto, la página web www.epdlp.com, señala que también se dieron a conocer póstumamente sus Cuadernos, en dos volúmenes (1962 y 1964).

Información TELESUR