Elvis Escobar fue el héroe de Cardenales de Lara en los playoffs | FOTO LVBP

CIUDAD MCY.- En un dramático juego dominical, Cardenales de Lara se convirtió en el primer equipo en clasificar a la semifinal de la postemporada 2017-2018 en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional al vencer siete carreras por tres a Águilas del Zulia en el Estadio Luis Aparicio El Grande de Maracaibo.

Cardenales definió el juego en el noveno episodio estando tres por dos abajo en el marcador, pero con un rally de cuatro rayitas los crepusculares estamparon su nombre en la siguiente instancia gracias a un triple barrebases de Elvis Escobar, quien se convirtió en el héroe.

Con esta victoria, los dirigidos por el mánager José Moreno eliminan al actual campeón de la pelota nacional, ya que se encuentra sin posibilidades de jugar por el comodín que decidirá el cuarto clasificado, el cual se enfrentará a los pájaros rojos.

En otro duelo, Caribes de Anzoátegui también aseguró su presencia en la penúltima fase del campeonato en la ajustada victoria, ocho rayitas por siete ante Navegantes del Magallanes en el quinto juego celebrado en el Alfonso Chico Carrasquel de Puerto la Cruz.

Caribes sentenció el compromiso en el sexto episodio cuando sumaron las tres anotaciones del triunfo a pesar de que, en el noveno inning, Dustin Martin bateó un cuadrangular solitario, pero no fue suficiente para evitar la barrida de la tribu en casa.

Sin embargo, Magallanes aún tendrá la posibilidad de jugar el comodín para poder obtener el boleto a la semifinal, por su parte, Caribes enfrentará al tercer clasificado, mientras Lara enfrentará al equipo que también logre el comodín.

Mientras que, en la serie felina, Tigres de Aragua defendió a Maracay al dejar en el terreno seis por cinco a Leones del Caracas, con un sencillo de José Vargas en el noveno capítulo, para así obligar un sexto compromiso en el Estadio Universitario el próximo martes, a pesar de esto, Leones necesita sólo un triunfo para garantizar su presencia en la otra ronda.

FIGURA INESPERADA

Elvis Escobar encabezó a Cardenales de Lara con seis remolcadas y terminó segundo con 1.011 de OPS en la primera ronda de los playoffs. Una actuación clave para que los pájaros rojos se deshicieran de Águilas del Zulia en cinco juegos, pero que antes del inicio de la postemporada no aparecía en los cálculos del club.

Escobar, alineado como noveno en el orden, mantuvo con vida la parte baja de alineación y su producción fue el complemento ideal para Ildemaro Vargas y Juniel Querecuto, como primer y segundo bate.

“No estaba dispuesto a estar como titular en esta etapa, pero primero con la partida de Chuck Taylor (programada con antelación) y luego con la lesión de Alejandro De Aza se abrió la oportunidad de jugar todos los días y debía aprovecharla”, dijo Escobar, quien disparó un triple para barrer las bases y coronar un racimo de cinco carreras que liquidó las aspiraciones del campeón defensor en el noveno inning del desafío del domingo, durante la transmisión de DirecTV.

Escobar, un bateador zurdo de rachas, fue particularmente paciente en el plato y tomó cuatro boletos que terminaron en tres carreras, mientras que sacudió dos triples, alcanzó diez bases, se estafó dos almohadillas y anotó en cuatro ocasiones contra el picheo de los rapaces.

“Aquí cada quien es un obrero, no hay un solo líder, todos son responsables del éxito, desde el más novato hasta el más experimentado. Hoy le tocó a Jecksson Flores (que en el noveno tramo sacudió un hit y remolcó una anotación como emergente) responder cuando más lo necesitábamos”, señaló el jardinero Henry Urrutia.

Con 23 años de edad comenzó la temporada como regular y en octubre llegó a aparecer como abridor del lineup y tercer bate. En ese mes ligó para .306/.363/.361 en 18 desafíos, pero no pudo mantener el ritmo en noviembre y desde la llegada del dominicano de Aza perdió protagonismo, aunque siempre se las arregló para aparecer en la alineación del manager José Moreno y terminó con su mejor campaña en el país (.272/.328/.342, con once extrabases, 14 remolcadas y cinco robos).