JJ ÁLVAREZ

Las informaciones publicadas en este diario, desde el pasado martes 2 de enero, “2018 comienza con aumentos de salario” y otras, me han sugerido este comentario de hoy.

El presidente Nicolás Maduro decretó, en el mensaje de fin de año, un aumento del salario mínimo de Bs. 248.510,40, más el bono de alimentación de Bs 549.000,00, para un total mensual de Bs 797.510,40, a partir del primero de enero de 2018.

Según se conoció aquí, el presidente Maduro expresó que ese aumento es una medida para proteger el patrimonio de los venezolanos contra la guerra económica desatada por la derecha nacional e internacional que protagoniza el radical problema inflacionario que hoy resistimos.

El hecho noticioso del presidente Maduro constituye un ejemplo más de la esencia política y profundamente social del gobierno, que contradice constantemente y en forma contundente todos los argumentos hipócritas de la derecha sobre una supuesta sombría realidad del país.

¿Qué es lo más urgente ahora? Los trabajadores piden a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la ley para proteger el salario y que se priorice la adopción y aplicación de importantes medidas con miras a frenar la tortuosa especulación y derrotar el alza de los precios de los alimentos básicos, que no ha sido posible lograrse en la inoficiosa e írrita Asamblea Nacional (AN) donde la derecha protege y favorece a los especuladores de todo tipo.

Esa derecha evidencia un conservadurismo inoperante que se apoya en el sistema social podrido y corrupto de EEUU, cuya decadencia está marcada, sin distinción y en forma indiscriminada, por la brutal amenaza de su presidente Trump contra nuestro pueblo.

Siguiendo por el camino de precisar la construcción del Plan de la Patria 2019-2025, el presidente Maduro convocó al pueblo a participar en su elaboración para seguir garantizando la paz y un mejor bienestar. Por ese camino no fracasaremos. Todo lo contrario: ¡triunfaremos!