***Emprendedoras aragüeñas apuestan a la socioproductividad del área textil bajo la modalidad artesanal

CIUDAD MCY.- Desde hace dos años, como iniciativa de Ana Delgado, estudiante de artes, surgió lo que hoy se conoce como Fluyeart, una marca que nace del emprendimiento de esta joven, quien desde muy temprana edad apostó en la socioproductividad, contemplada en nuevas tendencias del área textil, bisutería, artículos escolares y artesanía.

 
“Quería llevar las creaciones que hago con mis manos a otro nivel” exclamó Ana, quien junto a Oriana Morales, diseñadora gráfica, lleva a cabo una ardua labor que incluye la modalidad hecho a mano, para ofrecer a sus clientes una variedad de productos innovadores en cada colección.

 
Tie–dye, “una técnica divertida, que te da posibilidades para usar diversidad de colores”, según dijo Delgado, se ha convertido en la esencia de sus diseños, a través de una pieza textil, en esta oportunidad franelas, que muestran arte en degradación de colores, resultado de un proceso previo de teñidos y nudos.

 
La primera y segunda colección de Fluyeart constó de 20 franelas unisex cada una, y en la actualidad se encuentran trabajando en la tercera producción que incluirá tallas femeninas y masculinas, con modelos exclusivos para cada pieza.

 
De forma paralela, estas jóvenes han incursionado en áreas de la bisutería y artículos escolares con un toque artesanal, brindando productos como los conocidos atrapasueños, libretas ecológicas, cartucheras, portamaquillajes y diseño de mandalas. “Es terminar de fluir, conocer las posibilidades de crear qué te permite cada material”, mencionó la estudiante de artes, enfatizando la idea de poder brindar a los clientes piezas auténticas con un toque de originalidad y que amplía el mercado del emprendimiento con variedad de opciones.

 
Por su parte, Morales detalló que Fluyeart consta de un valor agregado. “No hacemos las cosas solo por producirlas, es algo hecho a mano y tenemos ese gusto artesanal con piezas inéditas” las cuales pueden ser usadas por todo público.

 
De igual forma, aseveró que el mercado debe tener un valor diferencial y la técnica tie– dye les ha permitido adaptarse a diversas piezas. A mediano y largo plazo, estas jóvenes proyectan a Fluyearte como una organización modelo del emprendimiento aragüeño, que permita ser ejemplo para quienes tienen la idea de iniciar en este campo laboral.

 
Es por ello que no existen límites en sus creaciones para brindar diferentes opciones a sus clientes, siempre agregando un estilo original con inspiraciones ecológicas, como es el caso de los artículos escolares, entre otros. “Ese es el impacto que tienen nuestros productos con el planeta, no dañarlo, ser amigable con quien nos sustenta la vida, con el uso de materiales de provecho”, dijo Ana.

 
Finalmente, estas jóvenes emprendedoras aragüeñas dejaron claro que la creatividad e innovación seguirán siendo pieza fundamental de los logros alcanzados y de cada meta trazada,  que inspiren a nuevas personas a incursionar en el área socioproductiva, mostrando el talento y arte de lo hecho en casa.

 
Las mandalas, símbolo que identifica a Fluyeart

 
La palabra mándala o mandala proviene del sánscrito, y significa Círculo Sagrado. Es un símbolo de sanación, totalidad, unión e integración. Un mandala es básicamente un círculo, es la forma perfecta, y por ello representa el símbolo del cosmos y de la eternidad. Para Fluyeart se ha convertido en un símbolo de identidad el cual transmite ese poder de la creación, el mundo, el dios, el ser humano y la vida. A través de estos preciosos círculos el arte fluye en la entidad aragüeña.

 

Dayana Guzmán