CAROLINA ESCARRÁ G.

En estos días escuchaba la canción de mi viejo cantada por Piero y recordaba nuestras conversaciones “como amigos” en las que todo se valía, en las que armábamos estrategias para cambiar no solo a Venezuela, sino al mundo! Mamá te describía como ese muchacho formal que desde los 15 años descubrió el amor, y lo compartía con la pasión de la lectura y el sueño de revolución que años después hiciera posible el Comandante. Una frase que te encanta consiste en agudizar las contradicciones para depurar el proceso, entendiendo que los trapos sucios se lavan en casa y que lo importante al final es lograr una “Venezuela digna y feliz”. Con esa visión antiimperialista que tuvo su punto máximo en pleno Periodo Especial cubano cuando nos llevaste a la isla para que nos hiciéramos nuestra propia imagen, diferenciada de la que nos mostraban los medios de comunicación internacionales, que ya se erguían como Cuarto Poder en las sombras para tratar de manipular y mostrarnos una visión parcializada sobre “el fantasma del comunismo”.

A casi seis años de tu partida, pues la columna sale el 20 y no el 25 de enero, quiero decirte que ni te imaginas como está el mundo. Aunque no lo creas existe alguien tan desfasado de la realidad como George W. Bush o más que él dirigiendo la cuna del imperialismo. La semana pasada salió un libro que se llama Fuego y Furia del periodista Michael Wolff y relata los intríngulis de la Casa Blanca desde sus entrañas, un libro que tiene más fuerza de la que tuvo en 2009 el polémico libro Las guerras de Obama de Bob Woodward, que desnudó otras entrañas del poder en la Casa Blanca y que fue magistralmente analizado por Fidel Castro en sus maravillosas Reflexiones, que me ayudaron a entender cómo funciona realmente la política gringa, pero si bien en aquél la supremacía la asumían las agencias de inteligencia, en este nuevo libro parece que la supremacía la asume el menos inteligente de todos.

Estando así las cosas, Venezuela es cada vez una amenaza mayor para los gringos. Por un lado, porque es soberana en Revolución y la élite WASP gringa demasiado arrogante para permitirlo; por otro lado, porque como dicen ellos mismos, Venezuela ha permitido la entrada a los países de la Celac, de China, Rusia, Irán entre otros de los que Mr. Danger llamaba “el eje del mal”, por lo que están de fondo razones geopolíticas y, finalmente, por nuestras cuantiosas riquezas que cada vez se hallan mas y mas.

Mientras a lo interno, tenemos Asamblea Constituyente; iniciamos año de elección presidencial; aumentó la inversión social; se están desarrollando instrumentos para vencer la guerra económica y el bloqueo financiero; se está planteando una economía pospetrolera y un nuevo Plan de la Patria empoderando al Pueblo… como me hubiera gustado que vieras el primero… pero la vida no es nada sin la posibilidad del paso a otro horizonte y sé que desde allá nos guías como referente indiscutible del proceso.

cescarragil@gmail.com