Miguel Hernández Castro

Este año cambiaremos de actitud, remando todos hacia la misma dirección para que no se hunda el barco. No se trata de ser pesimista sino pisando fuerte sobre la realidad que vivimos.

El Comandante Chávez, como buen militar hizo un vivac, un alto en el camino para analizar lo realizado en la naciente quinta república.

Nos llamó la atención en la necesidad de REVISAR con detenimiento la ruta recorrida, era evidente que todo no era perfecto. Esa revisión imponía RECTIFICAR para enderezar entuertos, obligaba a los cuadros revolucionarios a elevar su nivel de conciencia para adecuarla a las actuales circunstancias. Después de las rectificaciones, el Comandante nos señaló un salto cualitativo para REIMPULSAR el proceso y avanzar conscientes que la Revolución Bolivariana no tiene marcha atrás.

UN GOLPE DE TIMÓN del Comandante Eterno nos puso en guardia para RADICALIZAR el proceso, sobre todo para profundizar la lucha contra la corrupción, flagelo que nos persigue como una maldición y que demuestra que la historia DE LAS PERSONAS SE ESCRIBE DESPUÉS QUE ESTÁN ENTERRADAS. Muchos dirigentes, cuadros de la Revolución, han resultado ser ladrones, botando por la borda el legado de Chávez. La lista es larga, tan larga que da pena decir que fueron revolucionarios algún día.

Se impone una profunda depuración, porque hay muchos bandidos en el alto gobierno, defraudando las buenas intenciones del presidente Nicolás Maduro.

Pero todo no es calamidad. Tenemos un magistral FISCAL GENERAL DE LA REPÚBLICA que nos llena de esperanzas en esta lucha difícil que debe contar con el apoyo del pueblo honesto de Venezuela.

Ojalá que el presidente Maduro pueda blindar al Ministerio Público y al fiscal general para que no ceda ante las presiones de los corruptos que odian la labor que se realiza para execrar algunas cúpulas podridas que existen en nuestro gobierno.

Llego la hora de la cuarta “R”, el momento propicio para radicalizar la lucha en cada espacio y brindar a nuestro pueblo perspectivas de un nuevo amanecer sin corruptos acechando.

Por ejemplo: Al gobernador Marco Torres le tendieron una trampa con la empresa TRANSARAGUA.

Comienza su gestión de gobierno con un parque automotor casi en quiebra, tanto así que la gente habla del CEMENTERIO cuando se refiere al terminal de San Jacinto, donde cada día se multiplican los problemas que harán colapsar el servicio de transporte, importante rubro que merece mejor suerte.

¿Qué hacemos para superar el trauma? Es necesario desincorporar los YUTONG que se convirtieron en chatarra y dejar activos lo que pueden ser útiles y que la empresa garantice mantener.

La situación actual se parece mucho a la historia de los autobuses LEYLAN de la época de un corrupto llamado DIEGO ARRIA, quien estafó a la república y por allí anda conspirando contra el gobierno revolucionario.

Es nuestro deber revolucionario señalar estas cosas porque EL SILENCIO ES COMPLICIDAD.
Debemos ser fieles al legado del Comandante Hugo Chávez, actuando siempre CON UN GOLPE DE TIMÓN.
Feliz año 2018 de combate y de victoria.

@Hernandez7Veces