CIUDAD MCY.-Como parte de la programación de talleres pautados por la Escuela de Formación y Producción Agroecológica Comunal Hugo Chávez, se desarrolló el taller Calendario Lunar Agrícola, en el salón 13 de Abril de la Unidad Territorial Aragua Fundacite.

William Goitia, profesor de la Universidad Simón Rodríguez, y la profesora Laura Morales, ambos integrantes de los colectivos Epatukonuko y Tuqueque, fueron los encargados de dictar el taller por su experiencia en los colectivos agrícolas que se dedican al cultivo de plantas aromáticas, medicinales, la deshidratación de alimentos, elaboración de condimentos, artesanía con semillas, taparas, procesamiento de maíz, harina, fororo, diseminación de semillas y formación del calendario agrícola, junto con el colectivo Ecodibicc.

Según Laura Morales, las estrellas, los planetas y las constelaciones intervienen en las “prácticas conuqueras” que son aquellas realizadas por hombres y mujeres en el territorio donde habitan. La cual los provee de alimentos necesarios, la creación y recreación genuina que le permite elevar su dimensión espiritual en perfecta sincronía con el cosmos en sus N-dimensiones, “para ello es necesario respetar los espacios y el ambiente; en esta práctica está implicada las manos, la mente y el corazón” dijo.

Asimismo, William Goitia explicó de forma amplia los movimientos elípticos de la tierra, las estrellas, las constelaciones y cómo influyen sobre nosotros. Manifestó que el tiempo está conectado con la luna, la mujer; por lo tanto, los cambios no sólo son ambientales sino influyen también en la tierra y los seres vivos.

Además, señaló mediante el calendario las fases de la luna y cuáles son las indicadas para la siembra; (luna creciente y luna nueva) es donde aumentan las precipitaciones. Por otra parte, para el norte-trópico cada constelación es una mitología, mientras que las constelaciones del sur fueron creadas por un astrónomo, sin mitología en relación con los pueblos del sur.

Se refirió al calendario maya como uno de los más perfectos en su creación. “Hay que tomar conciencia de la vida, el conuco representa nuestro idioma, la siembra, cada pueblo ha creado su propio idioma, las estrellas pueden indicar cuándo viene la lluvia, cuándo es propicia la siembra” finalizó.