Mercedes Chacín

Érase una vez un planeta lleno de problemas. Un planeta tan lleno de problemas que quienes están conscientes de lo mal que lo tratan sus habitantes, llamados terrícolas, saben que en pocos años puede desaparecer por lo inadecuado de su comportamiento. Un planeta en el que ha habido racismo y segregacionismo por el color de piel, por las ideas, por el pensamiento o por la capacidad de consumir.

Un planeta donde la capa de ozono ya no protege y por eso el clima anda medio loco, hay más calor, hay más inundaciones y más sequías. Un planeta donde desde siempre los más fuertes han aplastado a los más débiles, donde los animales mueren de hambre y también los seres humanos, incluyendo los ejemplares más jóvenes, los niños, las niñas.

En ese mismo planeta hay un Gobierno de un país que no quiere llamarse imperio, pero bastante se le parece. Un Gobierno de un país que ordena guerras, conspira, miente, invade territorios y bombardea ciudades enteras. Un Gobierno de un país que ha instalado en las mentes de los demás países del planeta que en su territorio se vive sin problemas. Un Gobierno de un país que tiene una estatua grandota con figura femenina llamada Libertad. Un país gobernado por un señor racista, xenófobo, insensible, homofóbico, militarista y admirador de lo que un filósofo llamó explotación del hombre por el hombre.
En ese mismo planeta hay otros países en apuros, muchos países en apuros. Algunos de esos países tienen problemas por culpa del Gobierno del país que tiene la estatua grandota que se llama Libertad.

En esos países han muerto millones de seres humanos, su historia ha sido destruida y sus territorios diezmados. Esos países han sido destruidos acusados de vivir en “dictaduras”. El país de la estatua grandota llamada Libertad invadió, bombardeó y destruyó ofreciendo libertad. En esos países, donde antes no había destrucción y muerte, ahora la hay y sus habitantes han tenido que huir para salvar sus vidas. En esos países donde la gente vivía sin sobresaltos ya no se puede vivir, no tienen país.