DEISY VIANA

El chantaje emocional es una forma de control que induce a la culpa, la obligación o el miedo con el fin de lograr que otra persona actúe de acuerdo a unos intereses que van en favor de quien efectúa el chantaje; así la voluntad ajena se puede manipular de manera individual o colectiva, pero ¿por qué una persona puede ser capaz de dinamitar psicológicamente a otra o a muchas? o lo que es peor ¿por qué una persona permite que gente tóxica movida por sus propias ambiciones influya negativamente en sus emociones a través de la manipulación y que esto impacte la vida familiar y social? Tal vez el Mago de la Cara de Vidrio tenga la respuesta.

#DÉJAMECONTARTE
Los ataques como torpedos parecían venir de todas partes, la incertidumbre era el menú de cada día, los sueños de prosperidad y estabilidad económica se esfumaron sin antes dejar las ilusiones muertas de frustración. Allá afuera, una mujer cuyo oficio era del hogar ahora es trabajadora sexual internacional, un ingeniero con un futuro prometedor se conforma con despachar pizzas a domicilio, un comunicador social de amplia trayectoria vende arepas para sobrevivir, una familia vendió todo lo que tenía y se gastó todo en menos de seis meses, un joven perdió la libertad por considerar que allá era más fácil delinquir; muchos otros luchan incansables mientras son etiquetados injustamente para sufrir las consecuencias de la discriminación. Aquí adentro, como zombis se dejan mover por las tendencias en las redes sociales, según los indicadores de quienes dicen cuánto vale la moneda que además de regir la economía domina las conciencias, así los demonios de la usura y especulación crecen para torturar de hambre y angustia; el deseo de huir se agiganta ante jóvenes talentosos que prefieren abandonar sus afectos para exponerse a regalar su plusvalía allá afuera; la delincuencia avanza a pasos apresurados adiestrando a niños y adolescentes que mal orientados utilizan su poder creativo para construir armas falsas e iniciarse en esa vil carrera del hurto y el robo. El paternalismo abre las puertas a la conformidad mental para que haga de las suyas mientras que la pasividad y el negativismo atan las manos trabajadoras, lejos de la práctica, los valores éticos y morales parecieran ser una repetida clase de historia en las escuelas sin contar que la disfuncionalidad gobierna un sinfín de hogares. La manipulación emocional toca la psiquis social y coloca unos lentes en sus ojos para que todo sea visto de un mismo color, el de la fatalidad. Al parecer, un plan perfecto movido por el fantasma del chantaje emocional aliado de las mentes malsanas y ambiciosas, un enemigo habilidoso, sistemático e inconmovible contratado para estremecer la paz, confundir conciencias, provocar un mar de traumas, derribar enteramente el sentido común al ejecutar sus planes funestos de destrucción, asesinando esperanzas y valiéndose para todo esto del gigante que vive dentro de cada ser humano: El miedo.

@DeisyViana_a