CIUDAD MCY.-Estados Unidos volvió a realizar vuelos de inteligencia en zonas cercanas a la frontera rusa, en este caso, en el enclave de Kaliningrado, con aviones RC-135WP y P-8A Poseidón, denunció este viernes el Ministerio de Defensa.

Por segunda ocasión en menos de dos semanas, las autoridades rusas se refieren a un vuelo espía cerca de sus fronteras, pues el pasado lunes un avión EP-3 Aries fue interceptado por un caza ruso SU-27 cuando volaba sobre el mar Negro, a lo largo de la costa de Crimea.

En esa ocasión, el Pentágono se quejó de acercamiento peligroso a la nave norteamericana, mientras la Defensa rusa aseguró que la intercepción se produjo acorde con las regulaciones para estos casos del derecho internacional.

Desde inicio de este año, Washington organizó al menos 14 incursiones de sus aviones espías en zonas cercanas al espacio aéreo ruso.

ADVERTENCIA RUSA
El Ministerio de Defensa de Rusia había advertido el jueves a Estados Unidos que los aviones espías estadounidenses que se acerquen a la península de Crimea se encontrarán con sus cazas.

“Quisiéramos recordar al comandante del Grupo Operativo 67 de la Sexta Flota (de EEUU) que Crimea es territorio inalienable de Rusia. Al enviar a sus pilotos en misiones de reconocimiento a esa zona del mar Negro, debe tener en cuenta que serán recibidos por cazas rusos, no por sus socios ucranianos”, señaló el comunicado que recogió este viernes la agencia oficial rusa TASS.

La Cartera rusa respondió así al Departamento de Estado de Estados Unidos, que acusó a Rusia de haber practicado una maniobra militar peligrosa en espacio aéreo internacional sobre el mar Negro.

El comunicado ruso añadió que la otra opción “es repartir entre todas las tripulaciones los nuevos mapas con el trazado correcto de las nuevas fronteras del espacio aéreo de Rusia”, reafirmación irónica que Crimea es ahora parte de Rusia.

El comunicado dejó claro, además, que las Fuerzas Aeroespaciales rusas seguirán garantizando la vigilancia de las fronteras de su espacio aéreo. “Si esto le provoca depresiones o fobias a los pilotos estadounidenses, le recomendamos que renuncien a estos vuelos cerca de las fronteras rusas o que vuelvan a la mesa de negociaciones para acordar las reglas”, concluyó.