Hugo Cabezas

LUNES 29 DE ENERO: LO NEFASTO
La semana se inició con un nefasto llamado de la cúpula de la iglesia católica, agrupada en ese politburó, en ese comintern, en esa elit, llamada Conferencia Episcopal Venezolana (CEV). Se quitaron la sotana, y al igual que cualquier conejita Playboy, se desnudaron. Mostraron todo el odio que cargan encima. Presentaron un comunicado al país. El cual, leído con calma y con sentido lógico, denota un significante de llamado a la violencia terrorista. Añoran el retorno de las guarimbas, la quema de venezolanos vivos, las trancas de calles y avenidas, el asalto y destrucción de centros escolares y de salud. La cúpula eclesiástica miente. Hacen afirmaciones que no resisten la más mínima valoración jurídica. Acomodan la Constitución a su antojo. Sustituyen a la MUD y se erigen en el nuevo órgano de conducción de la desestabilización de la democracia, del golpismo. Lo lamentable de todo ello es que profanan el nombre de Dios. Son unos vulgares pecadores. Son la resurrección de la inquisición.

Afortunadamente el pueblo católico venezolano es sabio y no los escuchó. Que Dios los agarre confesados.

JUEVES 1° DE FEBRERO: LO POSIBLE
Dable es reconocer el enorme esfuerzo que han hecho las delegaciones del Gobierno y la oposición, así como también, los cancilleres acompañantes, el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero; el presidente de República Dominicana Danilo Medina y el canciller de esa nación Miguel Vargas. No ha sido fácil la tarea encomendada. Sin embargo, los vientos que soplan son esperanzadores. Ambas partes, Gobierno y oposición, han afirmado estar muy cerca de alcanzar el acuerdo sobre los temas que marcan la agenda del diálogo. Y, en esta oportunidad hay razones para creer que ello es así. El hecho de que los sectores más fascistas de la oposición estén en contra del diálogo abre caminos. Quienes negocian están persuadidos de que, solo una visión plural de la situación nacional, nos permitirá entenderla en su real dimensión. Como tantas veces lo dijo el Comandante Eterno Hugo Chávez, y lo ha afirmado el presidente Nicolás Maduro, el diálogo no es para un reparto de cuotas de poder. No es para reeditar viejos pactos. El diálogo está cargado de principios, es un cuestionamiento al esencialismo político.

Entiende que el “ellos” y el “nosotros” no son contrarios; que podemos convivir, en una relación dialógica; que la tolerancia es un principio fundamental, insustituible, de la democracia. Nuestro mayor deseo es que, cuando usted esté leyendo esta nota, el acuerdo emanado del diálogo sea una realidad.
DOMINGO 4 DE FEBRERO: LA ESPERANZA
Se realizó el Congreso del PSUV y el presidente Nicolás Maduro fue electo, por aclamación, nuestro candidato para un nuevo período presidencial. No podía ser de otra manera. Cuanto acierto tuvo el Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, aquel el 8 de diciembre de 2012, cuando le expuso al país su voluntad “firme, plena, como la luna llena, irrevocable, absoluta, total” de que Nicolás Maduro Moros continuara dirigiendo los destinos de la Patria, en caso de que él no pudiera continuar haciéndolo. Y, el presidente obrero Nicolás Maduro, durante estos duros y difíciles cinco años ha dado continuidad al legado del Comandante Eterno. Por eso, el pueblo chavista lo eligió su candidato y el pueblo venezolano, con absoluta seguridad, lo reelegirá como su presidente. De eso no hay duda.

@HugoCabezas78