Los estudiantes deben contribuir a la conciencia ambiental | FOTO CORTESÍA

**Durante la ponencia se abordaron temas relacionados a los aspectos legales que son aplicados ante cualquier delito de índole ecológico.

CIUDAD MCY.- Este miércoles, en el patio central de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES), sede Aragua, se llevó a cabo un taller sobre ilícitos ambientales, dirigido a los estudiantes de los Programas Nacionales de Formación Bomberil y Servicio Penitenciario, a cargo de servidores públicos del Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Agua (Minea) en la entidad.

Miembros de la Oficina de Fiscalización y Control de Impactos Ambientales fueron los responsables de capacitar al sector universitario en diversos temas de materia ambiental, donde se destacan los aspectos legales que deben ser aplicados ante los actos delictivos y la corresponsabilidad que se debe emprender ante la atención, supervisión y control de todas las actividades que se desarrollan en la entidad que generen alguna irregularidad que afecte el ecosocialismo.

Los servidores públicos durante la ponencia enfatizaron el papel fundamental que ejercen los cuerpos de seguridad ciudadana de forma articulada con la cartera ministerial, a fin de velar por la detección de diferentes actividades, como la disposición inadecuada de desechos sólidos, tala y quema de árboles, incendios, entre otros.

Vale resaltar que estas y otras actividades se efectúan con la participación de diversas instancias entre las que destacan la Gobernación Bolivariana de Aragua, ayuntamientos locales, Instituto Nacional de Parques (Inparques), Bomberos Forestales y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Finalmente, se hizo referencia a la realización de estas actividades formativas a estudiantes de las diferentes etapas de educación, las cuales instruyen y fortalecen principios ecosocialistas, además de crear conciencia ante la preservación del ambiente y la diversidad biológica, tal y como lo establece el quinto objetivo del Plan de la Patria.

DAYANA GUZMÁN