La aragüeña agradeció a la Conmebol por valorar su trabajo | FOTO FVF

CIUDAD MCY.- Deyna Castellanos, embajadora de la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol), destacó el apoyo del ente hacia el fútbol femenino en la región, en una conversación exclusiva con conmebol.com, donde además habló de sus logros y dificultades para convertirse en una jugadora de élite.

La aragüeña es considerada una de las mejores futbolistas del continente suramericano, al mismo escalón que la estelar brasileña Marta Vieira. Deyna Castellanos, sencilla y de cándida sonrisa atendió a conmebol.com, dejando testimonios de lo vivido a lo largo de su carrera, a pesar de su corta edad, cosechando varios trofeos individuales y contribuyendo al crecimiento en la práctica del fútbol femenino en su país.

Serena, se frota las manos y se acomoda la camisa en su andar, diseñando una tímida sonrisa antes de sentarse a empezar, una ceremonia similar a cuando va rematar un penal, pero tan sólo es para recoger el micrófono y atender al equipo que la cita.

Rememorando su primera incursión en el fútbol, que fue siguiendo a su hermano Álvaro, quien iba a los enteramientos escoltado por una enérgica Deyna de tan apenas cinco años, la estelar capitana detalló: “Yo tan sólo me ponía a patear un balón, me ponía a correr alrededor donde mi hermano jugaba y ahí me vio un entrenador que inmediatamente habló con mis padres solicitando meterme a jugar, porque era buena y sabía que me gustaba”.

La goleadora de la selección venezolana Sub 20 nunca imagino que a su corta edad lograría tantas cosas dentro y fuera del país.

Relató que desde muy pequeña pasó por muchos obstáculos, como por ejemplo la estrecha situación económica que le dificultaba transportarse a los lugares de entrenamiento. “Sin embargo, gracias a Dios, tuve una familia que siempre me apoyó incondicionalmente y resolvían el cómo hacer para que yo pudiera llegar a los lugares de concentración con la selección”, expresó Castellanos.

Una joven que incursionó en el deporte, un deporte con parámetros estrictos ante la sociedad, “sólo para varones”. Esta fémina sigue haciendo historia en el fútbol venezolano. La nativa de Turmero recordó las siguientes palabras: “Mi mamá siempre me decía que hiciera goles, para cambiar esa imagen a todos los que opinan de esa forma, el fútbol es de todos y todas”.

Deyna Castellanos se siente agradecida por cada uno de los logros obtenidos, desde el mejor gol del mundial 2016, hasta ser nombrada embajadora de la Confederación Suramericana de Fútbol. “Doy gracias a la Conmebol por lo que está haciendo para el desarrollo del fútbol femenino”, correspondió.

La venezolana se ve proyectada a corto plazo en muchos mundiales más, mientras que a largo plazo quiere terminar su carrera universitaria, sin dejar atrás su pasión, el fútbol, donde además quiere jugar en un buen club a nivel profesional y seguir ganando premios para regalar felicidad a su país.

Información FVF