Reinaldo Bolívar

Leonard She Okitundu, un hombre sencillo, no puede disimular su orgullo por haber nacido en Katako-Kombe en el Sankuru, en el mismo lugar donde naciera a quien puede calificarse como el Liberador del Congo, Patricio Lumumba.

Para asombro de los interlocutores que se encontraban en su coloquio en el Centro de Saberes Africanos Americanos y Caribeños (Caracas), Leonard afirma risueño: “Yo soy hermano de Patrice”. Pero no hermano como nos decimos en Venezuela, sino “Hermano”.

Ya antes en ese sitio habíamos recibido a Ronald Lumumba, hijo del legendario héroe africano. Leonard, explica: “…Lumumba era de la tribu Tetela, yo también. Ser de la misma tribu, de la misma etnia, es un vínculo tan fuerte como ser hijo de la misma madre, del mismo padre”.

Recordé que en una visita mía a Mali, un amigo me dijo: “… aquí primero somos Wolof (la tribu, la familia), después somos africanos (porque el continente siempre ha estado gracias a los dioses naturales), y luego malíes (porque el país es una invención de los hombres).

En mayo de 2005, de los muchos honores que me han dado los Pueblos del Sur, tuve el de haber negociado y firmado el establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Democrática del Congo.

Comenzábamos la vía olvidada del ABC de la diplomacia política: Reconocimiento de Estados, Establecimiento de Relaciones Diplomáticas, Marco Jurídico de la Cooperación, complementariedad. Se escribe en cinco líneas, pero en 55 años no se había realizado. Con la Revolución Bolivariana del Comandante Hugo Chávez, nos llevó doce años.

Cada establecimiento de relaciones fue una larga ronda de conversa y en septiembre de 2017 la última con Sudán del Sur. Cada firma de un acuerdo marco o complementario conlleva meses y años de reuniones, intercambio de cartas, emails. SI apenas en 2006 Venezuela celebró la primera comisión mixta con un país subsahariano: Gambia..

Pero a medida que eso se daba, floreció la amistad (a Leonard lo conocí en 2008, junto a Josep Kabila y Hugo Chávez) y la solidaridad. Y África abrió sus brazos a sus hijas e hijos de Venezuela para acompañarnos en nuestras luchas, en nuestras aspiraciones multilaterales.

Caminad con sinceridad con África, cuna y futuro de la humanidad. ¡Somos de la misma tribu!

@bolivarreinaldo