**“Zamora vive hoy también en nosotros y con nosotros, cabalgando al frente del pueblo venezolano que hoy está batallando de nuevo por el sueño de la Patria Libre, por eso decimos: ¡Que Viva Zamora para siempre!”. Hugo Chávez.

SUMIRÉ FERRARA

Un 20 de febrero de 1859 se inicia la guerra más larga de la historia independentista de Venezuela, contienda patriota que lidera Ezequiel Zamora, enemigo del latifundismo, fiel defensor del ideario del Libertador Simón Bolívar; soldado que gritó con convicción y rebeldía: “tierras y hombres libres!, ¡elección popular!, horror a la oligarquía!”, “respeto al campesino”, “desaparición de los godos”, consignas por las que luchó incansablemente hasta convertirse en el General del Pueblo Soberano. Frases que son referencia para todos los revolucionarios y las revolucionarias que hoy seguimos fortaleciendo el proyecto libertario, revolucionario y socialista. Lucha patriota que inspiró al Comandante Supremo Hugo Chávez, no sólo avivar sus pensamientos y obra en la Revolución Bolivariana, sino también a reivindicar con la aprobación de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, a ese pueblo campesino que fue discriminado durante el gobierno cuartorrepublicano. El Gigante Eterno en muchas de sus alocuciones le rendía tributo, recuerdo que en un aniversario de la Batalla de Santa Inés; el combate más importante y victorioso de Zamora, citó aquellas palabras bíblicas que dicen: la muerte será servida por la victoria, entonces la muerte de aquellos hombres y aquellas mujeres en verdad no fue muerte, sino abono, ejemplo y fuerza para las victorias del pueblo, las de hoy, las de mañana y las de siempre.

Asimismo, Braulio Álvarez, en su artículo titulado Ezequiel Zamora: Un hombre, una historia, muchas ideas, un objetivo ¡El Socialismo!, escribe que el ideario zamorano vive en el fortalecimiento del Poder Popular y en la lucha contra el imperialismo y sus planes de sometimiento. También, que el General del Pueblo Soberano deja claro que un modo de producción tan importante como la tierra en esas fechas post- independentista, no podía ser privada, como no podían ser privados los ríos, las montañas y menos la vida de los seres humanos, indígenas, campesinos y afrodescendientes que habitaron nuestro territorio. Razón por la cual Zamora defendió las comunas productivas, el desarrollo endógeno y el proyecto socialista que día tras día vamos consolidando. En su rebelde transitar, interpretó con justa dimensión histórica todas las contradicciones de su tiempo, siendo capaz de organizar un ejército con hombres y mujeres que no sabían leer, muchos de ellos maltratados por los dueños de las haciendas, sin experiencia táctica, sin comida ni municiones pero con el pecho cargado de fe y esperanza de vida, de libertad y justicia social, de nuevas posibilidades económicas, de patriotismo y sobre todo de dignidad. Fue así como Zamora con su genio militar y despertando en cada campesino y campesina el espíritu bolivariano, los convirtió en victoria, en soldados yen soldadas que hoy son recordados por su grandeza e infinita valentía. Sigamos el ejemplo de General Zamora y luchemos contra todo sometimiento. “¡Tierras y hombres libres!

@Sumire Ferrara
mujeryrevolucionaragua@gmail.com