CIUDAD MCY.- La Revolución Bolivariana, surgida en 1999 por iniciativa del comandante Hugo Chávez, tiene entre sus obras y acciones la promoción de la integración, la cooperación, la solidaridad, la justicia y el respeto entre los pueblos, destacó este lunes el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Durante su intervención en la XV Cumbre Ordinaria de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), que se celebró en Caracas, señaló que esa realidad contrasta con los objetivos de aquellos factores que pretenden hoy quebrantar el proceso revolucionario en Venezuela.

«La Revolución Bolivariana no ha ido a subvertir el orden ni ha conspirar contra ningún gobierno. La Revolución Bolivariana lo que ha hecho es promover la integración, la cooperación y el comercio verdadero, justo, entre los pueblos de nuestra América; contribuir con los pueblos más empobrecidos de nuestra América para que puedan encontrarse y puedan intercambiar y compartir para combatir y erradicar la pobreza», señaló.

Mencionó que esas acciones además se replican en comunidades pobres de Estados Unidos, cuyo Gobierno se ha dispuesto a agredir la Revolución Bolivariana y el Gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro.

Venezuela, por iniciativa de Hugo Chávez, activó un programa social a través de CITGO Petroleum Corporation, filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA), que comprende el suministro combustible para calefacción en condiciones especiales a comunidades pobres estadounidenses.

No al injerencismo

En su exposición, el presidente Ortega además rechazó los planes injerencista contra la soberanía y la autodeterminación de la patria bolivariana, y en ese sentido mencionó que son los venezolanos los que deben decidir su destino, por lo que intentar imponer una línea desde afuera es «una actitud irracional e irrespetuosa».

Ante los atropellos que enfrenta la patria de Simón Bolívar, el mandatario nicaragüense dijo que lo que en realidad «se enfrenta es la política egoísta que es la esencia del imperialismo y del colonialismo a lo largo de la historia», que tiene como único objetivo «ocupar no para ayudar sino para saquear».

La obra de Hugo Chávez, al igual que Fidel Castro, es en cambio «la política de la justicia, de la generosidad en el mejor sentido de la palabra, que es contribuir con los pueblos contra la lucha contra la pobreza», relató el Mandatario.

Mencionó que esa semilla sembrada por ambos comandantes sigue germinando, como el Alba.

«Estamos totalmente seguros, convencidos, que la semilla que sembraron Fidel y Chávez, esa semilla ya dio fruto y sigue dando fruto y sigue multiplicando ese fruto y que hoy es práctica de encuentro para establecer a la norma en lo que es intercambio y el comercio con verdadera justicia, lo que demanda nuestra América latinoamericana y caribeña para erradicar la pobreza y ser verdaderamente libre e independiente».

En ese sentido, agradeció al presidente Nicolás Maduro mantener vivo el legado del comandante Hugo Chávez: «¡Gracias, Nicolás! Por estar al frente de esta batalla, con este pueblo heroico, con este pueblo de Simón Bolívar y de Hugo Chávez».

La integración es fundamental

Asimismo, el presidente de Nicaragua indicó que espacios integracionistas creados por Fidel Castro y Hugo CHávez, como el Alba y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), son herencias que se deben mantener y proteger en favor de los pueblos de la región.

Mencionó que ambos bloques, a lo largo de estos años, han dado ejemplo al mundo que es posible trabajar por los pueblos pese a las diferencias.

Ortega recordó que se han hecho cumbres del Alba en Venezuela, en Cuba, en Costa Rica, en Ecuador, en República Dominicana y en Chile, donde se ha evidenciado la altura y madurez de los gobiernos. En todas esas ocasiones, los gobiernos han entendido la importancia del respeto a la soberanía y a la autodeterminación, y «que es posible caminar juntos donde hay interes comunes».

«En ninguna de esta reuniones, independientemente de la ideología de los gobiernos gobernantes, se le puso condición alguna a país alguno para que participara», por lo que rechazó de manera contundente el intento de exclusión de Venezuela de la octava Cumbre de las Américas, que se realizará en Lima, Perú, los días 13 y 14 de abril próximo.

Alertó que ese intento de excluir a Venezuela busca «provocar la división, la desintegración que hemos logrado construir».

Información AVN