Este artista es inspirado por su entorno en lo cultural, social y político | FOTO PRENSA IARTES

CIUDAD MCY.- Su sonrisa, el brillo de sus ojos, su ardua labor diaria y sobre todo sus obras de arte dan cuenta de un ser humano que tiene la certeza de que el arte y la cultura sanan nuestras almas, generan riqueza espiritual y son medios idóneos para autosustentar nuestras vidas.

Marcel Pinas es un artista surinamés que visita Venezuela como participante de la II Bienal del Sur. Pueblos en resistencia, quien además dictó una conferencia en el evento teórico programado por el Iartes Debate sobre el sentido. Relación entre arte y política, el pasado mes de febrero de 2018.

Descendiente cimarrón, Pinas mostró en la II Bienal del Sur la instalación Gi Nyang Nyang, concebida en 2016 y que refiere a una tradición de su cultura: ante un fallecimiento, las familias y allegados llevan ofrendas de comida en cuencos cubiertos con telas muy coloridas llamadas panguis, hechas por la gente de la comunidad. “Estos panguis son manifestaciones cotidianas de una cultura que se convierte en una forma de arte”, refiere el artista.

“Lo que yo hago como artista es conceptualizar y ensamblar obras a partir de nuestras formas culturales, lo que se convierte en un medio de alto impacto para mantener vigentes nuestras tradiciones”, explicó Pinas, un artista que se ha convertido en uno de los más destacados de la región y además se ha empeñado en utilizar el arte como una voz para la minoría en Surinam y así potenciarlos.

Se ha trazado la meta de educar a gente de su comunidad y también a foráneos sobre la importancia de las culturas y su preservación y difusión por medio de las artes. Esto lo hace a través de un proyecto artístico y cultural que maneja a través de la Fundación Kibii (http://kibiifoundation.org) creada por él en 2009.

En su propuesta artística, Pinas no solo retrata la lucha de los cimarrones para preservar su cultura, sino que evidencia la amenaza en sus formas de vida tradicionales. “Lo que me inspira es mi entorno cultural, social y político. Luchamos contra la discriminación. A través del arte, cada miembro de mi comunidad se reconoce y contribuye a fortalecer ese tejido cultural que nos hace seres del mundo”, aseguró.

Marcel Pinas ha organizado cinco ediciones de un festival internacional de las artes en Surinam, es un importante evento cultural en su país que ha reunido artistas del mundo de distintas disciplinas. Para la sexta edición ha invitado a artistas venezolanos a participar de esta fiesta de las artes que se realiza cada año en Moengo, Surinam.

Para finalizar, el artista expresó: “Me siento feliz por estar en Venezuela, pueblo noble, lleno de esperanzas, que lucha día a día. Ya el puente cultural entre Venezuela y Surinam está tendido”.

Información PRENSA IARTES