Akilin presentó su primera producción discográfica como solista FOTO MARÍA ISABEL BATISTA

CIUDAD MCY.-Los Diablos Danzantes de Naiguatá protagonizan el video clip Me tá llamando, el sencillo promocional del disco de Aquiles Rengifo, “Akilin”, un productor y músico venezolano que ha lanzado su primer álbum de larga duración para presentar una propuesta que define con un nuevo género, el electrocaribe.

El material discográfico reúne nueve temas en los que el multinstrumentista toma los sonidos afrovenezolanos y los renueva con aportes de la música electrónica. La propuesta -como el sencillo promocional- se titula Me tá llamando.

El video clip se puede apreciar en Youtube y el disco se puede adquirir en el sitio web: cusica.com. Asimismo, está disponible en plataformas internacionales como Spotify, Google Play, Deezer y Itunes. En conversación con el Correo del Orinoco, Akilín contó detalles sobre esta propuesta que ha cocinado durante 10 años.

– ¿Qué es el electrocaribe?
-Esta propuesta de electrocaribe es el resultado de una década dedicado a la investigación de la música de raíz tradicional, que sigue a una corriente de Latinoamérica con músicos urbanos que se han volcado a los sonidos originarios de sus países y que ha dado lugar a agrupaciones con propuestas interesantes en Colombia, Argentina, Ecuador, México, República Dominicana y Cuba.

“Así me uní a esta corriente, pero desde lo venezolano, desde lo nuestro. La búsqueda es para amalgamar toda la riqueza musical que tenemos, toda esta variedad de manifestaciones que tenemos y cómo la reinterpreto y le incorporo elementos de la música actual…”, agregó.

– ¿Cuáles elementos?
-De la música electrónica.

-De la variedad de la música venezolana ¿toma lo afrodescendiente, la percusión?
-Principalmente, me he enfocado en esto por mi gusto, por mi inclinación a los géneros afrovenezolanos y porque muy poco se ha trabajado en ese aspecto. Muchas de las propuestas actuales de la música venezolana están enfocadas a las áreas de las cuerdas como C4 Trío y toda esta corriente, pero muy pocos trabajos hay sobre lo afrovenezolano y su reinterpretación. Aunque más recientemente hay algunas nuevas propuestas como las del Grupo Herencia y Afrocódigos.

– ¿Su propuesta se inscribe dentro de estos grupos (como Herencia y Afrocódigos)?
-No, ellos no se inscriben dentro de lo electrocaribe, pero sí dentro de la reinterpretación de la música afrovenezolana. Y yo me estoy sumando a este movimiento, pero con acento en la música electrónica, con preponderancia a nuestra identidad y a esto lo denominamos electrocaribe.

-Toda esta propuesta ya tiene un primer disco.
-Correcto. Tengo dos EP, y este es mi primer larga duración, con nueve temas, que se llama Me tá llamando, y que tiene un sinnúmero de géneros, entre ellos, el mina, el tambor de Aragua, el tambor de caja, el tambor de Chuao, y hay un homenaje a María Rodríguez, la cantora oriental, con la que hago una fusión de los cantos de fulía del oriente venezolano, con elementos de la música jamaiquina.

– ¿Esta es una música para la movida nocturna?
-Es una música para el adulto contemporáneo (risas). Es ambiental, es para la movida, se puede bailar y se puede escuchar, hay muchas formas de disfrutarla.

-Dijo que tiene diez años en esto, pero ¿cómo surgió esta propuesta?
-Mi formación musical tiene mucha presencia de la música tradicional, de la investigación, algo que todavía hago. De un tiempo para acá, por cosas de la vida, por ser caraqueño, trabajé con grupos como Sontizon, el Grupo Herencia y más recientemente con Bituaya, con los que realicé viajes, giras y tuve encuentros con otros grupos de Latinoamérica, comencé a conocer las movidas de otras partes. Conocí, por ejemplo, grupos colombianos que trabajan con la música de su país y la adaptan, le dan un estilo juvenil, digerible, con un concepto global que le da aceptación internacional.

-Son muy populares.
-Son muy populares con su música, ahí se me prendió la chispa (…), de que por aquí era la cosa y por mi personalidad dentro de la música (…). Porque mi fuerte es trabajar lo mío, lo local, para darle la vuelta y mostrar al culo e’puya con sintetizadores y bajos, o una tonada de quitiplás o un canto de sirena con efectos. Así fue como comencé a desarrollar esta línea de investigación.

– ¿Usted es percusionista?
-Soy multiinstrumentista: Estudié muchos años percusión, guitarra clásica, canto, algo de piano complementario, toda la teoría musical, cuatro y más recientemente, me he volcado a formarme también en el área de postproducción musical, y de producción.

– ¿Cuándo va a presentar este trabajo discográfico?
-Me voy a presentar el viernes 16 de marzo, a las 6:00 pm, en Río Teatro Caribe, en San Bernardino, donde vamos a hacer una muestra en conjunto, con el preestreno de la película Caribian Drin, de Christian Márquez, a la que le hice la banda sonora. Así que voy a estar tocando junto a Los Pecayos.

Várvara Rangel Hill/Correo del Orinoco