CIUDAD MCY.- Dos minutos pasadas de las 10 de la mañana de este jueves 15 de marzo se dio la alarma que movilizó a los cuerpos de seguridad y a distintas organizaciones de voluntarios organizados que participaron en el ejercicio de simulacro de tsunami Caribe Wave 2018. Durante la simulación se practicó el desalojo ordenado de escuelas, colegios y poblaciones costeras así como la evaluación de tiempos de respuesta y de puntos fuertes y vulnerabilidades en 14 estados del país.

En Anzoátegui participaron 1.056 efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), 338 oficiales de Protección Civil y Administración de Desastres (PC), así como más de 500 civiles.

El general de división Martin Maldonado, comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi) de la entidad, explicó que participaron las jurisdicciones de Guanta, Juan Antonio Sotillo, Diego Bautista Urbaneja y Simón Bolívar, del eje metropolitano de la región así como Fernando de Peñalver y San Juan de Capistrano, de la zona oeste de la entidad.

En Sucre, 3.550 funcionarios de seguridad y atención ciudadana se activaron en 166 escenarios vulnerables de la entidad oriental. El gobernador de Sucre, Edwin Rojas, explicó que se evaluaron las fortalezas y vulnerabilidades en la región, desde la sala situacional provisional de Protección Civil ubicada en esta oportunidad en el Castillo San Antonio de la Eminencia de Cumaná (la zona más alta de la capital sucrense).

«En Sucre nos propusimos evaluar las respuestas y estrategias ante alertas de tsunami en 77 instituciones, 67 comunidades educativas y 22 comunidades vecinales; el mismo, ayuda a intensificar las fortalezas y debilidades operativas en cada sector», indicó.

En las costas barloventeñas participaron 1018 personas en el ejercicio de simulación por tsunami, el estadio municipal de la población costera de Machurucuto, municipio Pedro Gual del estado Miranda.

Después que se diera la señal de alarma se realizó la evacuación de 419 personas de viviendas, posadas, Poligual, comercios, así como de la Unidad Educativa Pedro Gual y el Centro de Educación Inicial Machurucuto. El estadio fue establecido como punto de seguridad en virtud de que se encuentra a cuatro metros sobre el nivel del mar, porque se estableció que las olas alcanzarían dos metros de altura.

En Mérida, participaron más de 200 especialistas, efectivos de seguridad y prevención en una serie de actividades que se realizaron en la parroquia Independencia, del municipio Tulio Febres Cordero, franja de acceso a la costa sur del Lago de Maracaibo.

El director de la Red de Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades (Redan), Noel Márquez, explicó que durante el ejercicio se llevó a cabo el desalojo de un plantel educativo en la población de Palmarito y la activación de una sala situacional, para enlace y atención de víctimas hipotéticas.

En el caso de Trujillo, participaron los habitantes de la comunidad costera de La Ceiba, específicamente de los sectores La Pueblita, Moporo y Las Rurales, quienes había recibido capacitación de cómo actuar antes, durante y después de un tsunami. Aquí se practicaron las acciones de desalojo de escuelas y casas en situación de riesgo.

En el estado Aragua, se mostró el tiempo de respuesta y atención de los organismos de seguridad en el municipio Francisco Linares Alcántara, ante el ensayo de situación de emergencia, por un sismo de 8.5 en la escala de magnitud.

La actividad se llevó en el sector de Paraparal, parroquia Monseñor Feliciano González, región cercana al Lago de Valencia. La directora municipal de Protección Civil, Marilis Chacón, explicó que unas 1.815 personas participaron en el evento entre personal de Protección Civil, Policía Municipal, Milicia Bolivariana, Consejo de Protección del Niño Niña y Adolescente, grupo de voluntarios, entre otros.

«En este evento de sismo logramos las metas alcanzadas, fueron 12 minutos de pronta repuesta, tuvimos en este simulacro cinco lesionados, cuatro niños con lesiones leves, y una docente que fue trasladada en la unidad de Protección Civil», explicó.

El ejercicio de simulacro de tsunami Caribe Wave 2018, Es la séptima edición del ejercicio organizado por la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis) y promovido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

El objetivo es evaluar planes de respuesta frente a un tsunami, que permitan aumentar la preparación y formación de la ciudadanía, mejorando las estrategias y capacidad de respuesta ante el evento natural.

Información AVN