La celebración se ha convertido en la segunda expresión de fe de la geografía nacional, después de la Divina Pastora en Lara FOTO PRENSA ALCALDÍA DE ZAMORA

Ciudad MCY.-Este Viernes Santo, el municipio Ezequiel Zamora del estado Aragua conmemorará, en el marco de la Semana Santa 2018, los 200 años de la primera vez que la imagen del Cristo en el Sepulcro recorrió las calles de su capital, Villa de Cura.

Como cada año, las sociedades religiosas de la localidad desde el mes de enero arrancan con los preparativos de la tradicional procesión que comienza a alrededor de las 8:00 am desde el sitio que lo cobija, conocido popularmente como la Casa del Santo, y culmina en la iglesia Matriz San Luis Rey de Francia, ubicada frente a la plaza Bolívar, en horas de la tarde. Un recorrido de aproximadamente cuatro cuadras y una duración de cinco horas, que se repite hasta la medianoche para devolverlo a su lugar de origen.

La Casa del Santo Sepulcro, también conocida como la Casa de (José Tomás) Boves, es el lugar donde esta imagen reposa todo el año. Quienes conocen la infraestructura colonial, declarada Monumento Histórico Nacional en el año de 1972, afirman que es un lugar sagrado, de mucha paz y connotaciones mágico-religiosas atribuidas a la imagen del Cristo que, de acuerdo con relatos, llegó por error a la jurisdicción en el siglo XVII.

El Santo Sepulcro de Villa de Cura pesa alrededor de 60 kilogramos y mide 1,65 metros; 80 hombres la cargan. Así lo dio a conocer Coromoto Ramírez, quien ha aseado y vestido al Santo por casi 40 años, y manifiesta sentir una inmensa emoción y orgullo al estar cerca de él, atribuyéndole poderes milagrosos, como el caso de la niña “Erika” de Maracay, quien junto a su mamá le rezó dentro de la capilla y recobró la movilidad de sus piernas.

Juan Vieira, vicepresidente de la Asociación Religiosa Santo Sepulcro 1958 y encargado de su iluminación, expresó que si se le pide con fe y sinceridad, como él lo ha hecho en tres oportunidades por la salud y la vida de sus padres, el Santo concede el milagro.