CIUDAD MCY.- El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habló este sábado ante la multitud de simpatizantes que lo acompañaban en el Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Paulo, tras una misa en homenaje a su difunta esposa.

“Ellos quieren llevarme a una prisión preventiva porque rechazaron mi habeas corpus. Ellos no saben que hay miles de Lulas, que mis ideas ya están en el aire y mi corazón va a latir con ustedes”, expresó Lula ante la multitud e indicó que irá a Curitiba para acatar la orden de detención en su contra.

“No vale la pena tratar de acabar con mis ideas, porque ya están en el aire, no vale la pena tratar de parar mis sueños, porque yo soñaré en sus cabezas, con sus ojos”, afirmó el exmandatario.

Asimismo, recordó que su único crimen fue dar voz a los excluidos y exigió al juez Sérgio Moro demostrar alguna prueba de la supuesta corrupción por la cual es procesado.

“Yo estoy siendo proceso por un apartamento que no es mío y ellos saben que la red globo mintió, el Ministerio Público mintió al decir que era mío y Moro mintió y me condenó a prisión”, enfatizó.

“Tengo más de 70 horas en los noticieros de Globo atacándome. Pero no ven que cuanto más me atacan más crece mi relación con el pueblo”, dijo.

Lula, rodeado de militantes de izquierda y de sus simpatizantes, afirmó ser un constructor de sueños y por ello involucró a millones de personas en las universidades y generó millones de empleos. “Yo soñé que era posible que un metalúrgico sin título universitario fuera capaz de dirigir el país, yo soñé que era posible disminuir la mortalidad infantil, y voy a hacer mucho más”, exclamó.

El precandidato presidencial reiteró que no está por encima de la justicia, pero cree en “una justicia verdaderamente justa que tenga un proceso basado en pruebas concretas, pero no puedo admitir, que un fiscal que realizó una presentación de power point, diga que el Partido de los Trabajadores es una organización criminal y que Lula es el jefe”.

Sobre el Sindicato de los Metalúrgicos, Lula afirmó: “Esta fue mi escuela, aquí aprendí sociología, economía, física, química, y aprendí a hacer política porque fui presidente del sindicato, cada vez que tenía una duda iba a las fábricas a preguntar a la gente”.

“Yo nací en este sindicato, cuando llegué era algo muy pequeño, yo fui director de una escuela de formación con 1.800 estudiantes”, aseveró.

Lula recordó que “parte de la conquista de la democracia brasileña se la debemos a este sindicato a partir de 1978”.

La presidenta constitucional de Brasil, destituida por un golpe parlamentario, Dilma Rousseff, estuvo presente en el acto junto a los líderes del Partido de los Trabajadores (PT) y de la izquierda brasileña.

“Soy muy agradecido a Dilma, comparto el éxito de nuestras presidencias, independientemente de lo que haya pasado”, dijo Lula durante su alocución.

El expresidente advirtió que el golpe no terminó con Dilma y este solo va a concluir “cuando ellos logren convencer que el pueblo no puede ser candidato a la Presidencia de la República”, porque “el pobre no puede tener derechos por encima de ellos”.

Información Telesur