CIUDAD MCY.- El Gobierno Bolivariano de Venezuela manifestó su absoluta solidaridad con el expresidente de Brasil Luiz Inácio “Lula” da Silva, víctima de una evidente inquisición judicial, instrumentalizada desde el Golpe de Estado de 2016, con la destitución de la presidenta Dilma Rousseff.

Así se expresó este domingo el ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, en su cuenta de la red social digital Twitter (@jaarreaza, en la cual colgó un comunicado oficial.

Lula da Silva se presentó el sábado siete de abril a la Policía Federal en Sao Paulo, donde luego fue llevado a la Superintendencia de ese organismo de seguridad para un chequeo médico y fue trasladado a Curitiba (Paraná), reseña Telesur.

A su llegada, la policía reprimió con gas pimienta, balas de goma y bombas de estruendo a los manifestantes que se apostaban a las afueras de la sede policial para apoyar al expresidente.

En julio de 2017, Sergio Moro, juez del caso Lava Jato, condenó a Lula a nueve años de prisión por el supuesto delito de corrupción pasiva y lavado de dinero.

En enero de este año, el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), en Porto Alegre, ratificó la sentencia del juez Moro y condenó al candidato a la Presidencia a 12 años y un mes de prisión.

El exmandatario denunció el proceso como una persecución judicial en su contra liderada por el juez Moro, para evitar su candidatura presidencial.

La decisión contra Lula fue dictada por un apartamento ubicado en una playa de Sao Paulo que supuestamente recibió el líder político de una empresa que tenía negocios con su Gobierno (2003-2010), pero dicha propiedad nunca ha estado a su nombre.

Representantes del Partido de los Trabajadores (PT), agrupación que lo postuló, denunció en varias oportunidades que en Brasil existe una persecución política y judicial contra el exmandatario.

Información VTV