CIUDAD MCY.- La venganza es un plato que se sirve frío. Y cuando se degusta el disfrute es total. Hace un año, en idéntico trance pero con el Panta Walon de local, Caracas sufrió una terrible eliminación a causa de un empate ante los incas. Además la batalla le dejó a Carlos Vento lesionado y gran causa de la temporada en tono menor del “Travieso”, se le puede adjudicar a ese trance.

Un año después, pero en Brasil, Caracas sacó sus cuentas y sabía que ganándole al equipo de Morillo y Monzón tendría grandes chances de trascender en la Libertadores. Y así sucedió. Caracas ganó y ganó bien. Cumple así con la primera meta mínima que se trazó para esta Copa, supera su propia actuación de 2017 y se convierte en el primer equipo venezolano en alcanzar esta instancia.

Ambos cuadros sabían que para clasificar tenían que ganar. Así que fue un partido disputado entre dos equipos que salieron a proponer. Caracas lo pasó mal al inicio, cuando su ex – figura, “Aniquilador” Morillo, inquietó un par de veces el arco de Villegas. El “Poti” siguió la tendencia “roja” de repartir obsequios al rival y les dio a los limeños un tiro libre casi sobre la raya del área. Pero hoy el Caracas tenía que ganar. Estaba escrito.

Tal como en los dos partidos precedentes, la presencia en cancha de Cabarcas coincidió con los mejores momentos de los avileños. Su empuje y remate permitió al tachirense Ariza, otro de los destacados de la expedición venezolana en la justa, abrir el marcador. Así fue posible conquistar la colina y disparar al enemigo desde la altura.

Vento hizo de las suyas y en la segunda mitad el zuliano Hansel Froilán anotó un segundo tanto que ponía a Venezuela en carrera. Caracas se dio el lujo (esperemos que por última vez en la justa) de tirar a la basura par de tiros de castigos. Tres puntos y la certeza de que ni CRE, ni Nacional, ni Colo Colo estarían para hazañas Caracas hace historia y ya está en Cuartos de Final.

Ahora por las particularidades del formato toca nuevo enfrentamiento con el JEC/Krona Joinville brasilero. Aquí nadie llama a engaño: toda Suramérica espera que pasen los de casa. Pero los que capitalinos saben que los goles que les derrotaron en el debut, fueron más por fallos propios que aciertos de los catarinenses. Y cuando nada tienes que perder, todo lo puedes ganar.

Información PRENSA FVF