CIUDAD MCY.- En lo que va de 2018, el Sistema Integrado de Protección Civil y Administración de Desastres del estado Carabobo ha formado a más de 3.200 personas en materia de prevención sismica a fin de brindar a la población el conocimiento necesario para minimizar riesgos a la hora de registrarse un movimiento telúrico.

Así lo informó el vicepresidente de esa institución, Jacobo Vidarte, quien detalló que estas inducciones se vienen efectuando a nivel de centros educativos, comunidades, empresas, entre otros.

Explicó que esa institución cuenta con el personal calificado y capacitado para atender a los carabobeños, y que diariamente se despliegan, de acuerdo a cronogramas, a dictar estas charlas preventivas.

“Es importante recibir inducción en materia de cultura sísmica. Protección Civil, Bomberos, grupos de rescate estamos a la orden en todas las sedes para hacer formaciones en colegios, empresas, edificios”, apuntó.

El funcionario recordó que Venezuela está ubicada sobre dos placas tectónicas; la placa de Suramérica y la del Caribe, y que además en el territorio nacional se encuentra el Sistema de Fallas de Boconó, el de San Sebastian, y el del Pilar, de allí los registros sismológicos que se han desarollado incluso desde el año 1.530.

No obstante, Vidarte fue enfático en asegurar que los eventos sísmicos no son predecibles, por lo que desestimó cadenas que circulan por redes sociales que alertan sobre un gran sismo que puede generarse en el país.

“No hay manera que ninguna entidad, pública o privada en todo el planeta, tenga la capacidad de predecir un evento sísmico. El llamado es a la calma pues los eventos sunamigénicos no se pueden predecir”, afirmó.

Invitó a toda la población a organizarse para fortalecer la prevención a través de la formación. “No existe manera de que podamos mantener la calma durante un evento de esta naturaleza si tenemos desconocimiento en la materia. Tenemos que procurar acercarnos a la sede de Protección Civil, bomberos, grupos de rescate, Cruz Roja, para que los especialistas en la materia nos puedan dar formación”.

Además resaltó la importancia de que cada miembro de la familia conozca los riesgos que se tienen en sus hogares y en la comunidad. “Tenemos que saber las vías de escape, puntos de concentración, no los vamos a saber si lo hacemos de manera empírica, lo más correcto es buscar especialistas que nos asesoren”.

AVN