CIUDAD MCY.- La inestabilidad del terreno y el riesgo de que el Volcán de Fuego expulse nuevo material impiden a las brigadas humanitarias las acciones de búsqueda y rescate de más afectados por la erupción del coloso de 3.763 metros de altura.

Autoridades de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) realizaron este sábado una serie de recorridos por las comunidades de Yepocapa (Chimaltenango) y Santa Lucía Cotzumalguapa (Escuintla) para evaluar la situación, mientras que un dron sobrevoló el municipio de Alotenango, en el departamento occidental de Sacatepéquez.

Sin embargo, por la inestabilidad del lugar, el riesgo de que el volcán expulse material y los lahares que pueden ocurrir, las labores de búsqueda y rescate se mantienen suspendidas, reportó la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), reseñada por al agencia EFE.

No obstante, la institución señaló que aún no se ha decidido declarar el lugar del desastre como un cementerio, ya que la situación todavía está bajo análisis.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivueh), por su parte, evalúa el cráter del volcán de Fuego con el apoyo de un experto de Japón en vista de que en las últimas horas se ha identificado una fisura en el coloso, que al parecer es la que causa los lahares.

El domingo 3 de junio, el coloso de 3.763 metros de altura hizo erupción y ha cobrado la vida de al menos 110 personas; además, se suman 1,7 millones los afectados.

La mayoría de las víctimas vivía en poblados próximos a las faldas del cono, situado entre los departamentos de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez, al sur y suroeste de la capital, declarados desde ese día en estado de calamidad pública debido a la magnitud del desastre, refiere Prensa Latina.

AVN