CIUDAD MCY.- El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), como columna vertebral del Poder Judicial en Venezuela, tiene su norte definido: velar y salvaguardar la Carta Magna y las leyes de la República, todo ello con el compromiso de garantizar la paz, la tranquilidad y la democracia en el país, a través de la justicia.

Así lo reiteró el presidente del TSJ, Maikel Moreno, quien en una entrevista ofrecida al programa José Vicente Hoy, transmitido este domingo por Televen, mencionó que pese a los obstáculos presentados, incluyendo las presiones nacionales e internacionales, «el Poder Judicial no se ha paralizado».

«Eso nos ha dado más fuerza para seguir avanzando, para seguir construyendo un Poder Judicial que vela por garantizar la justicia expedita al pueblo venezolano», dijo.

«Hemos tenido muchísimas presiones. Las presiones han sido internas y externas y eso, por supuesto, no nos ha amilanado» en la tarea de «seguir trabajando en pro de la estabilidad, la democracia y, por supuesto, en pro del pueblo venezolano», agregó el magistrado.

Detalló que esas presiones internas se han reflejado en el asedio, agresiones y ataques promovido por sectores y grupos políticos contra los magistrados y sus familiares, mientras que las externas se han impulsado con sanciones, como una apuesta al quebrantamiento, a través de este Poder Público, «del juramento realizado ante la Constitución y el pueblo venezolano de cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes».

El magistrado señaló que esos ataques son actos estériles, puesto que el TSJ y sus magistrados —dijo— se mantendrán firmes en el cumplimiento de sus funciones, y, en ese sentido, colaborarán «como columna vertebral de la estabilidad de la democracia», que «siempre va a ser resguardada por el Poder Judicial y otro actor, como lo es la Fuerza Armada Nacional Bolivariana».

En la entrevista destacó que sobre esas bases, el TSJ ha venido funcionado de manera óptima y que un ejemplo de ello es el establecimiento de nuevos tribunales, que incluye Palacios de Justicia en Monagas y Lara.

«No se para la construcción de un Poder Judicial fuerte, para que se haga expedita la justicia para el pueblo de Venezuela», dijo Moreno, quien mencionó que también se ha venido luchando contra el retardo procesal.

Una muestra de ello es el ámbito de los delitos sobre la violencia contra la mujer, cuyos procedimientos se han desarrollado dentro de los lapsos y que ha permitido el decreto en algunas entidades, como Bolívar, de cero retardo procesal sobre este crimen.

En cuanto a los hacinamiento en centros de reclusión, dijo que se ha venido trabajando con el Ministerio para Asuntos Penitenciarios, Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo.

De igual manera, hizo referencia al cumplimiento de las órdenes y decisiones de los tribunales de la República y, al respecto, dijo que el TSJ ha conformado un equipo dedicado a la revisión, evaluación y fiscalización de esas órdenes.

AVN