CIUDAD MCY.- El Gobierno nicaragüense y la llamada Alianza Cívica, integrada por sectores opositores, reanudarán este viernes la mesa de diálogo por la paz, que aboga por el final de la ola de violencia desatada en la nación latinoamericana.

Para esta reunión estará presente el canciller Denis Moncada por la delegación gubernamental, bajo la mediación de la Conferencia Episcopal; que fue respaldada por sus colegas de Centroamérica.

«Apoyamos su misión de mediadores en el conflicto, en la búsqueda de la paz, el bien común y una democracia participativa. Reconocemos su valentía y fortaleza en defensa del pueblo», expresaron el pasado jueves los obispos presidentes de las Conferencias Episcopales de Centroamérica, reseña Telesur.

Por su parte, la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz abogó por el final de la violencia y pidió a todos los actores darle una oportunidad a las pláticas.

«Hacemos un llamado a guardar la calma y darle oportunidad al diálogo», dijo en rueda de prensa el subprocurador de derechos humanos, Adolfo Jarquín y miembro de esa comisión.

Un diálogo que se ha mantenido como política del Gobierno nicaragüense, en pro de «la reconciliación y el futuro» del país, indicó la vicepresidenta Rosario Murillo.

«Vamos a estar trabajando con absoluta disposición y compromiso de recorrer caminos de bien para que en Nicaragua prevalezca la justicia, la sensatez, la cordura, el bien común y sobre todo el amor a Nicaragua y el amor entre nosotros, las y los nicaragüenses», sostuvo.

La escalada de violencia estalló el 18 de abril contra reformas del gobierno al seguro social, más tarde derogadas, pero que no detuvieron las protestas, a las cuales se sumaron otras demandas políticas.

Según observadores, tales reformas sirvieron de pretexto para poner en marcha un plan dirigido desde el exterior con el objetivo de desestabilizar la nación y provocar el derrocamiento del Gobierno de Daniel Ortega.

AVN