CIUDAD MCY.- El exsecretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, advirtió que poderes fácticos en América Latina emplean a la justicia para dar golpes de Estado no militares o con el fin de detener a líderes progresistas.

En entrevista exclusiva para EFE, señaló que está situación «es grave» y se está extendiendo y puso como ejemplo el caso de Dilma Rousseff —quien fue víctima de un golpe parlamentario — y de las persecuciones judiciales a los expresidente de Brasil, Luis Inacio «Lula» Da Silva y Ecuador, Rafael Correa.

En ese sentido, alertó que esta situación se da por «la desaparición de los partidos como actores políticos» y cuyo espacio es tomado por «poderes fácticos», vinculados con un planteamiento de derecha política.

A su juicio, estos poderes —cita el medio español— «están representados por grupos económicos, de comunicación, organizaciones no gubernamentales internacionales y, por supuesto, por la presencia de jueces y fiscales que son utilizados como instrumentos para hacer una justicia mediática que no corresponde a lo que son los cánones tradicionales en Latinoamérica».

Hizo un llamado a los países de la región, que ante este tipo de amenazas y agresiones provenientes de Estados Unidos, fortalecer la integración.

El también expresidente de Colombia, comentó que la Unasur, ante la decisión de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú de no participar en un lapso de un año en el organismo, aún puede retomar el rumbo de su funcionamiento como ente integracional.

El bloque «tiene posibilidades de salvarse si hubiera un gesto de generosidad por parte de los países que hoy se están oponiendo a que haya una persona que no sea de su afinidad ideológica para conducir los destinos de la secretaría», expresó.

Información AVN