Neymar deberá moderar su carácter si no quiere perderse los siguientes encuentros de la canarinha FOTO FIFA.COM

CIUDAD MCY.- La tarjeta amarilla que vio Neymar ante Costa Rica por protestar a Kuipers ha hecho saltar las alarmas en la Seleçao y en la torcida brasileña. En constante pelea con los defensas rivales y los árbitros en las dos primeras jornadas del Mundial, preocupa que ya esté a una tarjeta de la suspensión.

Neymar debe aguantar ahora tres encuentros consecutivos sin ser amonestado, ya que FIFA sólo limpia las tarjetas una vez que se supere la barrera de cuartos para evitar que un jugador se pierda la final por acumulación, como le pasó a Ballack en 2002.

Neymar debe esquivar las tarjetas ante Serbia y en los duelos de octavos y de cuartos (si es que Brasil llega a esas rondas), algo que dado su estado emocional actual y su currículum muchos ponen en duda. Porque Neymar en partido oficial con Brasil ve una cartulina cada casi tres encuentros.

Desde que debutó con la Canarinha, ha disputado 32 partidos oficiales entre Copa América, Confederaciones, Mundiales y encuentros de clasificación, recibiendo 11 cartulinas: diez amarillas y una roja. La media es de una tarjeta cada 2,9 partidos, lo que le pone al límite en este Mundial si mantiene su promedio.

Neymar es un futbolista que juega al límite en cada partido, tanto a la hora de protestar a los colegiados, encararse con los rivales e ir al suelo, por lo que debe controlarse y extremar las precauciones si no quiere perderse uno de los partidos clave de este Mundial de Rusia.