CIUDAD MCY.- La vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, lamentó este domingo que Organización de Estados Americanos (OEA), en las que las élites se han dispuesto a agredir a Venezuela, se haya convertido en una instancia para la injerencia y la intervención y en el que se ha pisoteado lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas.

En entrevista al programa José Vicente hoy, transmitido por Televen, dijo que ante esa realidad que se ha apropiado de la OEA, la organización tiene al fracaso como su futuro.

En la OEA se pretendió agredir a la Patria bolivariana, con una propuesta impulsada por Estados Unidos en alianza con otros países subordinados a los intereses imperiales. Venezuela levantó su voz en defensa de los principios y derechos de la nación, propinando con ello una derrota más al imperialismo.

En ese sentido, Venezuela ratificó su decisión de continuar el proceso de retiro definitivo de la OEA, que inició en abril de 2017 y deberá culminar con el retiro oficial de este país el 27 de abril de 2019.

“Venezuela es el primer país de retirarse de esa organización. Venezuela fue el primer país en retirarse, pero estamos seguros que en las próximas décadas muchos países se van a retirar”, indicó Rodríguez, al referir que los países no ven al organismo como un espacio para compartir criterios conforme a los principios depositados en la Carta de las Naciones Unidas.

“Todos los Estados somos iguales conforme a la Carta de las Naciones Unidas, por lo que le avizoro a la OEA un futuro de fracaso”, subrayó.

Hace unas semanas Estados Unidos promovió una maniobra contra Venezuela en el 48º período de sesiones de la Asamblea General de OEA, donde se pretendía suspender y aplicar la Carta Democrática Interamericana a una nación que se encuentra desde hace un año en proceso de retiro de ese organismo.

La resolución de tipo intervencionista solo recibió 19 votos a favor, cifra insuficiente para lograr la salida de Venezuela del organismo multilateral. La medida requería que 24 de los 35 países miembros, es decir, dos tercios de la OEA, aprobaran la solicitud.

AVN