CIUDAD MCY.- Una muestra expositiva sobre el Correo del Orinoco fue inaugurada este miércoles en una de las salas del Museo Bolivariano, la cual puede ser apreciada de martes a domingo en esta institución ubicada a un costado de la plaza San Jacinto, al lado de la casa natal de Simón Bolívar.

La muestra, montada con motivo del bicentenario de este periódico patriota concebido por Simón Bolívar, cuyo primer número apareció el 27 de junio de 1818, fue visitada por unos 40 niños y niñas, estudiantes de las escuelas Tomás Agurreverre Pacanins del Cementerio, en Caracas, y de la Unidad Educativa Nacional Leonardo Ruiz Pineda de Guarenas.

Jonathan Montilla, director del Museo Bolivariano, fungió de anfitrión y guía de esta primera jornada de visitas en las que se inauguraron otras dos exposiciones, aparte de la del Correo del Orinoco: Las espadas barinesas, en el contexto de la actividad La Pieza del Mes, en la que se muestra algún objeto histórico de interés, y una muestra de tallas de Bolívar visto por los cultores populares.

RÉPLICA DE LA IMPRENTA DEL SIGLO XIX

Montilla confesó que el profesor Pedro Calzadilla, presidente del Centro Nacional de Historia, presente en el acto, le había dicho: “vamos a celebrar con niños el bicentenario del Correo del Orinoco”, de allí la exposición de contenido didáctico en la que se puede apreciar y admirar la importancia de este medio de comunicación utilizado por el Libertador y los patriotas para dar a conocer al mundo la causa de la independencia venezolana de España en el siglo XIX.

Antes de entrar al recinto, los escolares recibieron una breve inducción sobre la importancia de este medio de comunicación en ese contexto de la lucha por la independencia.

Montilla les explicó que el Correo del Orinoco permitió comunicar al pueblo venezolano los avances y retrocesos de la guerra, informar sobre lo que ocurría en otros países latinoamericanos y europeos.

“Pero además era un arma muy importante, él (Bolívar) decía que era tan importante (la imprenta) como los pertrechos, como los soldados. Un medio de comunicación para que todos y todas se enteraran de que era lo que pasaba tanto en América Latina como en Europa, es decir, qué estaba haciendo el pueblo venezolano, luchando por su libertad”, dijo.

Aparte de una réplica de la imprenta de la época, colocada en el centro del salón, los escolares pudieron admirar el escritorio de campaña de Bolívar, una pieza de madera, caja o estuche, que Bolívar llevaba a todos lados. Allí guardaba sus implementos de escritura con los cuales escribió cientos de decretos, proclamas, partes de guerra y todas sus correspondencias, algunos todavía con el olor a pólvora en el ambiente.

CORREO DE ORINOCO REFUNDADO POR CHÁVEZ

A niños y niñas se les dijo, a modo explicativo y comparativo, que ese escritorio de campaña era como las laptops modernas o las Canaimitas que la Revolución Bolivariana entrega en las escuelas.

“Tenemos el escritorio de campaña de Bolívar”, informó Montilla, “ya que Bolívar no solamente luchaba, sino que también pensaba, hacía leyes, decretos para ordenar la República, servía de estrategia para que el pueblo supiera que la independencia no solamente era para que nos declaráramos libres, sino para construir una nación, para educarnos y estudiar como lo hacen ustedes”.

CORREO DEL ORINOCO