CIUDAD MCY.- El juez del Tribunal Supremo de España, Pablo Llarena, llevó a cabo la suspensión política cautelar del expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont y de otros cincos diputados independentistas del Parlamento catalán, en base a su procesamiento por rebelión.

Entre los parlamentarios se encuentran: Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva y Jordi Sànchez, quienes están en prisión provisional, recoge este martes Russia Today.

La suspensión cautelar, que Llarena considera automática por imperativo del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, impide a los afectados por esta medida seguir delegando su voto desde los centros penitenciarios en los que se encuentran o desde su paradero en el extranjero, en el caso de Puigdemont.

Llarena considera “obligado” comunicar al Parlament que los seis diputados procesados “han quedado suspendidos en las funciones y cargos públicos que estaban desempeñando, debiendo de proceder la Mesa a adoptar las medidas precisas para la plena efectividad a la previsión legal”, si bien el juez no apercibe en su escrito a la cámara catalana en caso de incumplir este dictamen, reseña el portal español Público.

El instructor explica que la medida de suspensión es automática y deja al Parlament la posibilidad de que los procesados suspendidos pueden ser sustituidos temporalmente por otros integrantes de sus candidaturas.

La primera consecuencia política de la decisión de Llarena es la pérdida de la mayoría independentista del Parlament: la suspensión afecta a seis de los 70 diputados independentistas. Esto hace que los secesionistas, a la práctica, cuenten con 63 escaños en el Parlament por los 65 que suma la oposición, recoge por su parte, el también portal español El Diario.

Información AVN