CIUDAD MCY.- El Gobierno de Nicaragua abogó este viernes por la paz, la fraternidad y el reencuentro frente a las acciones violentas promovidas por un grupo de la derecha desde el pasado mes de abril.

«Nicaragua está hecha para la paz, para la libertad, fraternidad, vigor. Nicaragua está hecha para convivir como hermanos, como familia», expresó la vicepresidenta de la nación, Rosario Murillo durante un acto en Masaya, en conmemoración del 39 aniversario del suceso que impulsó la caída de la dictadura de Anastasio Somoza de Bayle el 17 de julio de 1979.

En declaraciones transmitidas por Telesur, Murillo reiteró el llamado realizado por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a la paz y a la fraternidad entre los habitantes, y más en la celebración de la revolución sandinista.

«Les invito a que depongan la violencia, que depongan la confrontación y de pongan a la muerte y nos pongamos todos a trabajar para darle la paz a Nicaragua», dijo ante la multitud.

Nicaragua vive una crisis sociopolítica desde el 18 de abril, cuando estallaron protestas contra reformas gubernamentales al seguro social, más tarde derogadas, pero que no detuvieron las manifestaciones en medio de una agresiva campaña mediática y manipulaciones contra el Ejecutivo.

Esta violencia opositora ha dejado un saldo de 242 personas asesinadas.

Información AVN