Han Song Gu destacó que Cacique Maracay es símbolo de la verdadera economía socialista FOTO PRENSA CACIQUE MARACAY

CIUDAD MCY.- Tras realizar un recorrido por las instalaciones de la empresa Cacique Maracay, el cónsul de Corea del Norte, Han Song Gu, destacó la lucha de los trabajadores y trabajadoras de la fábrica, en aras de incrementar las capacidades productivas de la planta.

“Los trabajadores de esta fábrica ha acatado el llamado del presidente Maduro de gestar nuevas políticas económicas y productivas, para así defender la Revolución Bolivariana y sus logros deben ser divulgados a nivel nacional, porque se han convertido en un prototipo de empresa, en un modelo del que todos deben aprender”, afirmó.

El diplomático resaltó no solo las capacidades productivas de la empresa recuperada por la clase obrera hace dos años, sino también de los programas culturales, deportivos, educativos y sociales que se han puesto en marcha desde la fábrica, a favor del desarrollo integral de los trabajadores y sus familiares.

“Esta empresa es símbolo de la verdadera economía socialista, donde todos hacen esfuerzos mancomunados para elevar la producción, pero también para su desarrollo integral”, recalcó.

Por su parte, la autoridad única de Cacique Maracay, José Gregorio Hernández, manifestó que la visita del cónsul norcoreano a la fábrica, representa una oportunidad para estrechar lazos entre ambos países, en virtud de impulsar estrategias orientadas a resistir los embates del imperialismo y su guerra económica y, la vez, consolidar la lucha contra el rentismo petrolero.

“Corea es para nosotros una inspiración, porque ha venido resistiendo los embates del imperialismo, pero además, han consolidado el Socialismo. Queremos estrechar relaciones para conformar una sola unidad y así reafirmar que estamos dispuestos a ser independientes”, afirmó Hernández.

En este sentido, aseveró que los trabajadores y las trabajadoras de Cacique Maracay están asumiendo sus propios retos, en aras de combatir el flagelo de la “comodidad del dólar”, por lo que han consolidado significativos avances en función de la sustitución de materias primas importadas, por las de fabricación nacional.

“Los trabajadores somos capaces de hacer de Venezuela un país productivo y no dependiente”, insistió.

PRENSA CACIQUE MARACAY