***Una multitud furiosa quemó vivos a dos hombres sospechosos de haber secuestrado a un menor.

CIUDAD MCY.- Los residentes del pueblo de San Vicente Boquerón, en Acatlán de Osorio (México), se los entregaron a la Policía local, pero pronto unas 150 personas se reunieron alrededor de la oficina policial el 29 de agosto, de acuerdo con un comunicado de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Puebla.

La gente rompió la puerta de la oficina, ató a los sospechosos y los arrastró a la calle. Luego los bañó con gasolina y les prendió fuego junto con el automóvil en el que fueron encontrados.

En esta grabación se puede ver cómo la multitud aplaude alegremente al ver el fuego durante la masacre.

Se trata de Alberto Flores Morales, de 56, y su sobrino, Ricardo Flores Rodríguez, de 21 años. En un comunicado, la Policía local descartó que los fallecidos hayan participado en algún crimen. Según informes, los hombres estaban borrachos y confirmaron el rumor de que estaban involucrados en el secuestro de un niño sin querer.

SPUTNIK