**Un feroz incendio destruyó la noche del domingo uno de los más antiguos e importantes museos brasileños

CIUDAD MCY.- Los bomberos no pudieron controlar a tiempo el incendio que destruyó el Museo Nacional de Río de Janeiro en parte debido a la dificultad de encontrar agua en la zona, informó el rector de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), Roberto Leher.

“Reconocemos el trabajo valiente del cuerpo de bomberos, pero la forma de combatir el incendio no fue de la misma proporción y escala que el incendio; vimos claramente que faltó logística y capacidad de infraestructura”, aseguró Leher este lunes al diario local O Globo y lamentó que los bomberos no encontraran agua suficiente.

El Museo Nacional de Río de Janeiro, uno de los más importantes del país y que estaba bajo la administración de la UFRJ, que disponía allí de uno de los mayores centros de investigación en ciencias e historia de Latinoamérica, fue totalmente arrasado por las llamas.

El comandante del Cuerpo de Bomberos, Roberto Robadey Costa Junior, también aseguró a la prensa local que hubo dificultades en encontrar agua suficiente.

Según Robadey, los bomberos llegaron al museo con un tanque lleno de agua y cuando este se terminó se intentó el abastecimiento con las bocas de incendio de los alrededores del museo, pero que no tenían la presión suficiente.

Este impedimento atrasó las tareas de extinción, ya que hubo que esperar a que llegaran camiones cisterna de la Compañía Estadual de Aguas y Alcantarillado de Río (Cedae en su sigla en portugués).

Hasta el momento se desconocen las causas del fuego y el departamento de delitos contra el Medio Ambiente y el Patrimonio Histórico de la Policía Federal asumió este lunes la investigación.

Información PUTNIK