CIUDAD MCY.- El Gobierno ruso reiteró este jueves la falsedad de las acusaciones en su contra por el llamado caso Skripal y consideró inadmisible la intención del Reino Unido de culpar al presidente Vladimir Putin y a altos funcionarios de este país.

El miércoles, la primera ministra británica, Theresa May, informó la supuesta implicación de dos miembros del Departamento Central de Inteligencia de Rusia, conocido como GRU, en el ataque contra el exagente ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, en la ciudad de Salisbury.

La fiscalía del Reino Unido los identificó como Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, y emitieron una orden de captura internacional contra ellos.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que su país no está involucrado en el supuesto ataque, a ningún nivel, y aseveró que las acusaciones contra el Gobierno son inadmisibles.

“Hemos indicado en varias oportunidades que Rusia no tiene nada que ver con lo ocurrido en Salisbury. Ni nuestros líderes ni oficiales de alto o bajo rango están relacionados con esos eventos”, afirmó.

El 4 de marzo de este año, Skripal y su hija fueron hallados inconscientes en un parque de esa localidad británica y casi de inmediato Londres acusó a Moscú de organizar un ataque químico, aunque no ofreció evidencia alguna.

PRENSA LATINA