Rafael Ortega: Armando Reverón se convierte en una revolución filosófica tangible de carne y hueso | FOTOS PRENSA SSPPC

**Una vez más la Biblioteca Pública Agustín Codazzi fue el espacio elegido para recordar a artistas que han marcado la historia de la Revolución.

CIUDAD MCY.- Con la finalidad de recordar el sensible, humanista e incomparable genio de Armando Reverón, quien inspirado en el vuelo de las mariposas encontró vías hacia la luz espiritual del trópico venezolano, plasmando en su icónica plástica, estructuras dinámicas y filosóficas internas que conciben la razón como pensamiento que no retrocede ante contradicciones existenciales, la Biblioteca Pública Agustín Codazzi realizó este viernes un novedoso cine-foro.

Vale indicar que los trabajos audiovisuales fueron de Margot Benacerraf y Edgar Anzola sobre El Loco de Macuto, actividad impulsada por el Gobierno Bolivariano de Aragua, a través de la Coordinación de Literatura de la Secretaría de Cultura y la Red de Bibliotecas Públicas.

Este par de documentales históricos, filmados durante los años 50, hacen hincapié en la capacidad sui géneris del notable artista plástico venezolano, para amar locamente en busca de transformar al mundo, tornándose sus pinturas y muñecas en fieles reflejos sobre luchas de clase, placeres incómodos para la burguesía, objetividad dialéctica de combates contra la derrota, y potente fuerza filosófica capaz de modificar y predisponer la vida en una síntesis de tonalidades emocionales para luchar contra la liquidación burguesa del imaginario revolucionario, acotó el escritor Manuel Cabesa.

Luego de las proyecciones fílmicas, el público debatió cómo una existencia sencilla, bucólica y desprendida, motivó al Genio de la Luz a construir su taller en El Castillete de Macuto, edificación construida con caneyes y palmas. Allí compartió insólitas experiencias de vida con Juanita, su modelo y compañera, y su entrañable amigo, el artista plástico ruso Nicolás Ferdindanov, admirador de los profundos conocimientos del genio criollo sobre dadaísmo, impresionismo y expresionismo, que lo convirtieron en maestro de Pablo Picasso en lo concerniente a planteamientos de color y composición.

“Armando Reverón se convierte en una revolución filosófica tangible de carne y hueso. Bofetada y beso revolucionario contra una sociedad capitalista, llena de ignominia, explotación y barbarie. Reconciliación intimista con las urgencias del pueblo, tramitadas emocionalmente entre sensaciones, virajes de ánimo y desgarraduras políticas y psicológicas”, finalizó Rafael Ortega, coordinador de Literatura de la Secretaría de Cultura.

Información PRENSA SSPPC