Miguel Eduardo González es el creador de Birongo pueblo de gozo | FOTOS PRENSA CENAF

**Este joven amante de la fotografía documental tendrá un espacio en el Proyecto Foto Pared del Cenaf.

CIUDAD MCY.- Miguel Eduardo González es el joven fotógrafo que se encuentra detrás de la imagen: Birongo pueblo de gozo, con la cual ganó el Concurso Venezuela en Fotos, promovido por el Centro Nacional de la Fotografía (Cenaf) durante el pasado mes de agosto.

Es de recordar que este concurso fue para celebrar el Día Mundial del Ejercicio Fotográfico el mes pasado, y la imagen galardonada presenta un paisaje caribeño típico de los pueblos de la costa venezolana.

Una composición gráfica en donde la presencia poética de los pequeños jugando entre el agua y la naturaleza –propios de este cálido pueblo ubicado en el municipio Brión del estado Miranda– trasmite la paz de la que gozamos los venezolanos y la confianza depositada en nuestras niñas y niños para mantener en alto el nombre de nuestra tierra.

Este joven fotógrafo cursa estudios en la carrera de Comunicación Social.

González, de modales tímidos, pero con gran determinación en sus palabras, joven de 21 años, estudiante del quinto semestre de la carrera Comunicación Social, expresa una gran predilección por la fotografía, pero de manera particular aquella vinculada con el documentalismo y el fotoperiodismo, pues afirma que a través de ella se puede reflejar de manera directa cualquier hecho de la vida cotidiana.

Su interés por la fotografía lo descubrió a medida que avanzó en sus estudios universitarios, empleando en un primer momento su teléfono celular y, con el tiempo, una cámara profesional que le permitió realizar cursos avanzados que hoy día lo hacen acreedor de cuatro premios de los cuales tres han sido primer lugar y un segundo puesto.

Actualmente, Miguel Eduardo González se encuentra participando en dos concursos, uno de ellos promovido por la Unión Europea, cuya temática versa sobre Venezuela como destino turístico.

Pero, ¿cómo se inicia este joven venezolano en el mundo de la fotografía?

En mi familia –nos cuenta—, nadie se fue por las humanidades. Mis padres, de hecho, son contadores y a mí me llamó la atención la Comunicación Social, pero por sugerencia de mi mamá, quien me decía que yo quería ser comunicador… Yo no sabía qué quería ser en ese momento…. (…) Me enamoré de la carrera, me encantó todo lo que conlleva ser un comunicador y allí fue donde vi las primeras materias relacionadas con la fotografía (…) Comencé tomando fotos con mi teléfono. Quise profundizar más, pero no tenía los equipos y más tarde, cuando conseguí mi primera cámara, me pude inscribir en la academia de Roberto Mata y comencé a meterme de lleno en la fotografía.

¿Cuál fue la motivación que tuviste para decidir participar en el concurso convocado por el Cenaf?

Vi que era bastante sencilla la dinámica del Concurso: Subir una foto y colocar el hashtag… lo hice y ya… Nadie me lo recomendó, simplemente lo vi y envié la foto que creí iba acorde con la temática.

¿Por qué escogiste ese título para la fotografía que enviaste al Concurso (Birongo pueblo de gozo)?

En el momento en que se tomó la foto estábamos grabando el videoclip de la agrupación musical Las Estrellas de Birongo, y la canción se llamaba Birongo pueblo de gozo. Es además una palabra muy recurrente en casi todas las canciones de este grupo autóctono de la región (…) no solamente por el río o por el pueblo como tal, sino por la música. Allá se goza mucho la música y lo cultural.

¿Preparaste el escenario para tomar la foto o captaste el momento casualmente con tu cámara?

Como era una escena del videoclip, los niños corrían de un lado a otro por el río y los realizadores querían fotografías de eso. Yo estaba acompañando, no estaba grabando ni nada, pero observaba el momento en que ellos se regresaban hacia donde estábamos nosotros y tomé la foto. No fue preparada, fue espontánea… Luego yo busqué el cuadro exacto, de hecho hay varios cuadros, no es una sola…

¿La fotografía original es a color, cierto? ¿No es en blanco y negro? Hago la pregunta porque se nota que trabajaste los contrastes.

– Primero fue a color. A mí el trabajo a color me parece más difícil que el blanco y negro. Sin embargo, me gusta más cómo se ven las luces en blanco y negro, se aprecian más los detalles y contraluces y por eso después decidí pasarla a blanco y negro, porque además me gusta mucho experimentar con esta técnica.

Una imagen que plasma lo divertido que es ser niños.

¿Tienes otros premios, aparte de este que ganaste en el concurso convocado por el Cenaf?

Sí. En el año 2017 quedé finalista en el concurso ¿Qué significa ser caraqueño?, organizado por la Productora Audiovisual ComuniFilms y donde parte del premio era la exhibición de la fotografía en el Celarg durante un mes. En 2018 gané un concurso de la Universidad llamado Fotoconcepto UMA organizado por el Centro de Estudiantes. Aquí uno se postulaba para participar y ellos te daban un tema y tú hacías la foto o enviabas una que ya tuvieras y que guardara relación con lo solicitado. A mí me tocó optimismo y concursé con una foto que tomé a un limpiabotas en un pueblo de La Grita que me gustó mucho y sentí que reflejaba lo que significa esa palabra. Y quedé de segundo en un concurso convocado por la escuela de Roberto Mata que consistía en realizar una foto cada día por 28 días. Un reto bastante fuerte, increíble, y que me permitió aprender mucho.

¿Cuál es el consejo que el ganador del Concurso Venezuela en Fotos le envía a quienes se inician en el mundo de la fotografía?

Que no se limiten. El mayor obstáculo de una persona es la persona misma, es creer que no puedes hacer algo. Si te gusta la fotografía puedes intentarlo. Hay gente que se le da con mucha naturalidad ser fotógrafo, como es el caso de Sabastiao Salgado, que no era fotógrafo, sino economista, y cuando empezó en la fotografía tal vez estudió un poquito, pero para mí su trabajo es muy natural. Si se te dificulta algo también tienes que trabajar en ello para llegar a tu objetivo. No te limites y si lo quieres hacer, hazlo.

Información PRENSA CENAF