El público asistente se deleitó con las piezas musicales exhibidas en la presentación FOTOS PRENSA MPPC

CIUDAD MCY.- Extraordinario fue el Concierto Homenaje al Maestro Luis Ochoa, en el que su genialidad como compositor unida a la calidad interpretativa de sus obras, y de otros autores, por parte de los artistas participantes, maravillaron al público que asistió este sábado al foyer del Teatro de la Ópera de Maracay.

La velada marcó el cierre del homenaje que desde el mes de julio se le rindió al reconocido guitarrista, compositor, arreglista y pedagogo, Luis Ochoa, a propósito de cumplirse cuatro años de su desaparición física, explicó la maestra Haideé Nieves, su compañera de vida.

Nieves destacó la entrega del maestro Ochoa a la música, a la composición, de la cual hizo un apostolado, dejando de lado la ejecución de la guitarra. “De allí que su amplio catálogo incluye obras para guitarra sola y ensambles, piano, coro, música de cámara, orquesta sinfónica, oratorio, para banda sinfónica y guitarra, y ópera, obteniendo galardones y reconocimiento a nivel nacional e internacional”, dijo, luego de dar la bienvenida al público y el inicio de la excelente velada.

La joven guitarrista Daniela Aguirre abrió la programación con la ejecución de Elogio a la danza, obra emblemática del maestro guitarrista y compositor cubano Leo Brower. “La pieza era de obligada ejecución para todos los alumnos del maestro Luis Ochoa en el Conservatorio de Música, porque con ella nos introducía en el lenguaje contemporáneo del instrumento”, comentó el maestro y exdiscípulo, Esteban Ojeda.

Seguidamente, el mismo maestro Ojeda interpretó dos piezas de su autoría: La bailadora, pasaje aragüeño dedicado a su madre, y un golpe de joropo llanero, un Gabán, dedicado a Maribel, su esposa, para deleite del público.

Y, demostrando su talento como ejecutante, interpretó la compleja obra Tríptico botánico, del maestro Luis Ochoa, largamente aplaudida. “Consta de tres movimientos, todos con nombres de plantas: Chamsesyce, Nouganvilla y Amaranthus, porque él fue ingeniero agrónomo, y se la dedicó a la Universidad Central de Venezuela, de donde egresó”, comento. La impecable ejecución fue largamente aplaudida por los presentes.

Continuando con la saga de excelentes guitarristas aragüeños, el maestro Efraín Silva, quien celebra sus 50 años de vida artística, interpretó Estudio 1, dedicado a Luis Ochoa. Comentó que la pieza es uno de los 15 estudios cortos con ritmos venezolanos, que dedicó a sus alumnos de la cátedra de guitarra. El aplauso del público no se hizo esperar.

Dio paso al arpista Manuel Feliciano Martínez, a quien Luis Ochoa solía acompañar “en sus guatacas”, pues fue un guitarrista solvente, que ejecutaba tanto la llamada música académica como la popular. Feliciano interpretó Recuerdos de Ypacaraí, canción guaraní, deleitando a los presentes.

El arpa venezolana fue protagonista durante la velada

Luego, tocó Estudio 6, con el maestro Efraín Siva, quien dijo que los estudios los compuso para guitarra, pero le han hecho adaptaciones para clarinete y otros instrumentos, como en este caso para arpa. Cerraron su presentación con la interpretación de Mayrita, junto a los hijos de Silva, Juan Andrés, con el corno, y Valentina, el violín, para disfrute del público que les dio un prolongado aplauso.

Entonces, la maestra Haideé Nieves cantó Canción parameña –hermosa pieza que gustaba mucho a Ochoa–, del maestro Efraín Silva, quien le acompañó con la guitarra, y el público les prodigo emocionados aplausos.

El concierto llegó a su clímax con la interpretación de la obra Variaciones Lumiere para cuarteto de guitarra, del maestro Ochoa, la cual se pasea por la historia del llamado séptimo arte, desde el cine mudo (tema 1, Inicios); el cine de gánsters y mafiosos (tema 2, Mafias) y cine de diversión, comiquitas (tema 3, Cartones), evidenciando la genialidad del compositor.

Los maestros guitarristas Esteban Ojeda; Víctor Sulbarán, músico invitado del estado Vargas; César Maldonado, y la joven Daniela Aguirre, interpretaron magistralmente la obra, única en el repertorio contemporáneo del instrumento, recibiendo una ovación del público.

El Quinteto Luis Ochoa, integrado por los maestros Rebeca Manzanares, soprano; Haidde Nieves, contralto; el tenor Luis Reyes; Roberto Nogales, barítono, y Hermes Gómez, bajo, acompañados de Joel Guerrero con el cuatro, interpretó varias piezas del repertorio popular venezolano, La reina, Amalia Rosa, Maracaibo en la noche y La chaparrita, para cerrar con broce de oro el extraordinario concierto.

Haideé Nieves agradeció al Ministerio del Poder Popular para la Cultura el apoyo brindado a través de la Compañía Nacional de Música, del equipo del Gabinete Cultural Aragua, presente en el evento, así como al Teatro de la Ópera de Maracay, a los músicos, al público presente, y en general a quienes contribuyeron a cristalizar el hermoso homenaje al Maestro Luis Ochoa, en los diferentes conciertos y eventos que se realizaron desde el pasado mes de julio.

PRENSA MPPC