CIUDAD MCY.- Este lunes comenzó el 73º período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), bajo la presidencia de María Fernanda Espinoza, con la cumbre de la paz titulada Nelson Mandela.

La Cancillería informó a través de la red social Twitter que la cumbre “sirve como nuevo amanecer para las Naciones Unidas, que espera hacer lo necesario para salvar a las generaciones futuras y promover la autodeterminación de los pueblos”.

Espinoza en su intervención en la inauguración de la sesión llamó a todos los Estados miembros del organismo a afrontar las condiciones para construir un mundo pacífico y estable, para seguir el ejemplo de Nelson Mandela, uno de los principales luchadores por la paz y los derechos humanos en Sudáfrica.

Esta cumbre está dedicada a enaltecer la vida del líder sudafricano, quien luchó por los derechos los ciudadanos al oponerse abiertamente contra el Apartheid, sistema de segregación racial.

“El legado de Nelson Mandela es auténticamente internacional, una voz puede verse silenciada por la muerte pero su mensaje jamás será silenciado. Siempre encontrará un lugar en las mentes y los corazones de aquellos que se inspiran en él”, remarcó Espinoza.

Mandela, quien nació el 18 de julio de 1918 en Johannesburgo, Gauteng, Sudáfrica, y falleció el 5 de diciembre de 2013, fue condenado en 1964 a cadena perpetua por la lucha que sostuvo contra el Apartheid. Sin embargo, tras 27 años encarcelado, Madiba, como se le conocía, recuperó su libertad y pudo continuar su activismo social, que lo llevó a ser el primer Presidente negro de su nación. En 1993 recibió el Premio Nobel de la Paz.

AVN